24/07/2021

El Polo votó negativamente la conciliacion del proyecto que reforma la distribución de las regalías

Intervención del senador Jorge Enrique Robledo, plenaria del Senado, 14 de diciembre de 2010, al votarse la conciliación de ley de regalías.

No hay tal bonanza petrolera. El 30% de los recursos se dejará en el exterior al 0,6% anual de interés. El gobierno central se va a quedar con la plata de las regalías. Un Congreso eunuco.

En la medida en que pasan los días va quedando cada vez más en evidencia, por ejemplo, que no hay tal bonanza petrolera. Si mucho, el año entrante se llegará a una producción de un millón de barriles y para el 2015 debemos empezar a perder la autosuficiencia, como lo afirma Óscar Vanegas, director del Centro de Altos Estudios Minero-Energéticos de la Universidad Industrial de Santander, UIS.

Lo otro es que el propio gobierno ha tenido que reconocer que va a ahorrar en el exterior el 30% de los recursos, si es que a eso se puede llamar ahorro, porque las tasas de interés son del medio por ciento anual.

Luego cuando a los colombianos les andan vendiendo pajaritos de oro sobre la plata que les va a llegar por una bonanza inexistente y por una plata que se va a dejar en el exterior, es claro que las cifras están por completo infladas. En este sentido, les hago un llamado muy cordial a todos los senadores que andan haciendo campaña electoral haciéndose lenguas de la cantidad de plata que les van a llevar a departamentos y municipios, porque van a quedar mal.

Lo que va a suceder, y esto resulta muy importante, es que el gobierno central se va a quedar con la plata de las regalías. Les van a quitar a los municipios y a los departamentos los recursos de que hoy disponen para atender lo que el ministro de Hacienda llama gastos chichigüeros. ¿Qué es un gasto chichigüero? Es como llama un magnate el gasto muy importante de un pobre. Van a coger los microproyectos municipales y departamentales y los van a dejar sin plata, para hacer grandes macroproyectos nacionales. Y por supuesto, perecerán los microcontratistas y florecerán los macrocontratistas vinculados a los macroproyectos. Luego las cosas no son como las ha venido mostrando el gobierno nacional.

También es muy discutible que vayan a dejar en ahorro el 30% de los recursos de las regalías a partir de una bonanza que no existe. Aquí nos dicen que vamos a ahorrar para el tiempo de las vacas flacas ahora que estamos en las gordas. Y resulta que aquí no estamos en ningunas vacas gordas, porque los pobres están en vacas flacas desde hace por lo menos un siglo. Decirle a un pobre que no va a estudiar él, porque va a estudiar el nieto, empieza a convertirse en una burla.

Por estas razones, nosotros insistiremos en que este proyecto no puede seguir avanzando, y además por una última razón.

Van a dejar la plata buena de la regalías en el exterior ganando intereses del orden del 0,6% anual, mientras que la plata de los narcotraficantes y de los especuladores financieros entra al país como Pedro por su casa, y todo en la lógica de la ley de la sostenibilidad fiscal, otra norma por completo retardaria.

Es el colmo que también le quiten al Congreso de la República toda iniciativa en el proyecto de ley reglamentaria. Porque, según el proyecto de acto legislativo, la ley reglamentaria tendrá que ser por iniciativa del gobierno nacional y si el Congreso no la aprueba, el gobierno nacional, mediante decreto, expedirá las normas. Es la forma de hacer de este Congreso un Congreso eunuco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *