31/07/2021

El garrote de Char favorece a los monopolios

Barranquilla, enero 25 de 2011

Alejandro Char inicia su cuarto año de mandato como alcalde de Barranquilla blandiendo de nuevo el garrote contra amplios sectores de la población, en este caso las víctimas son más de veinte mil moto taxistas que con sus familias representan unos cien mil habitantes, a través del decreto metropolitano 001 de 2011 con el que pretende acabar esta actividad sin solucionar la problemática que envuelve.

El mototaxismo, una actividad informal riesgosa que no está reglamentada pero que en sí misma no es ilícita por cuanto no representa un delito al no estar tipificada en el código penal, viene proliferando en vastos sectores geográficos del país teniendo como caldo de cultivo el desenfrenado desempleo ocasionado por las políticas neoliberales impuestas por las clases oligárquicas y el imperialismo norteamericano a nuestro país desde hace dos décadas. Situación parecida padecen los pequeños comerciantes estacionarios que pululan en los centros de las grandes capitales asediados por las autoridades que so pretexto de recuperar el espacio público tratan de sacarlos sin tener en cuenta las sentencias del poder judicial que prescriben acuerdos de concertación para reubicarlos en sitios adecuados.

El dictadorcito barranquillero no tiene en cuenta que en el congreso de la República cursa un proyecto de ley que busca reglamentar esta modalidad de transporte informal que involucra más de medio millón de personas, con todas las complejidades que encierra y que muestran cómo se está descuadernando el país por la falta de un replanteamiento a fondo de la conducción de los destinos nacionales que lleve a recuperar la soberanía, el aparato productivo del agro y la industria generadores de empleo e ingresos y los derechos democráticos de la población.

Las actitudes del alcalde Char solo llevan a favorecer los intereses de una minoría monopolista, en este caso de los usufructuarios del Transmetro, cuya infraestructura fue financiada con cuantiosos recursos públicos y que requiere, para ser rentable, transportar 150.000 pasajeros diarios cuando en la actualidad solo lo utilizan 30.000, para lo cual se ven impelidos a sacar ahora a los moto taxista y luego a las empresas de buses, para que las ganancias sean succionadas por el capital financiero y los concesionarios ligados al burgomaestre.

La Gran Coalición Democrática en el Atlántico rechaza el trato represivo contra miles de moto taxistas en el área metropolitana de Barranquilla sin buscar una salida concertada a la problemática, como también repudia el decreto 053 del 24 de enero de 2011 por medio del cual se cercenan los derechos de protesta, de expresión y de movilización, actitud propia de un régimen dictatorial.

Gran Coalición Democrática, Polo Democrático Alternativo, Centrales Obreras, CUT, UTRAL-CGT, CTC, ADEA, ADEBA, UNEB, Organizaciones Estudiantiles Uniatlántico, Asociaciones de Pensionados, Comité de Comerciantes Estacionarios, Comité de Base de la Salud, Asocomunal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *