24/07/2021

El día del maestro en medio de las dificultades


Francisco Torres, Arauca, Secretario de Prensa de ASEDAR, 15 de mayo de 2012.

Celebramos nuestro día emblemático en un ambiente de gravísimos atentados contra nuestros derechos y en medio de la continua embestida contra la educación pública. No obstante los golpes que recibimos a diario por parte del gobierno de Santos, mantenemos en alto con valor y alegría nuestras banderas y nos preparamos para dar una gran batalla en el paro del próximo 30 de mayo.
Es indudable que los educadores no tenemos que celebrar nada por parte del Gobierno. Por el contrario, elevamos la voz para denunciar sus medidas, en primer lugar, el comienzo de la vigencia del TLC con Estados Unidos, que dicta –entre otros lesivos aspectos- convertir la educación en una mercancía con el consiguiente perjuicio para la soberanía de Colombia, para su desarrollo y para el bienestar de los niños y jóvenes.
En preparación al TLC ha venido Santos imponiendo medidas que allanan su camino de privatización de la educación pública y de conculcación de los derechos de los educadores. No otra cosa se desprende de su agresiva política de concesionar los establecimientos públicos, desescolarizar los niños de preescolar por medio de los programas de primera infancia y privatizar por completo la educación desde los niveles iniciales hasta la universidad.
Los maestros colombianos entendemos a cabalidad la situación que vivimos en este nuevo 15 de mayo. La alegría que tradicionalmente nos embarga al celebrar nuestra profesión, al reunirnos y encontrarnos con tantos compañeros, nos lleva a afirmar con entereza el compromiso que libremente hemos adquirido al convertirnos en parte viva del magisterio colombiano.
Las recientes batallas que ha dado la juventud nos embargan de optimismo. El paro de los estudiantes universitarios dirigidos por la MANE, el reciente y victorioso paro de los estudiantes de Casanare son prueba de que maduran las condiciones.
Envío un saludo pleno de alegría y unidad para todos los educadores que desde el Amazonas hasta la Guajira y desde Arauca hasta el Chocó persisten en un sueño de futuro para todos los colombianos. Así como la educación pública es un patrimonio de todos los colombianos, el magisterio es un tesoro de lucha y resistencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *