02/08/2021

Diez perritos

Francisco Torres, Arauca, enero 23 de 2011

Comienza el año 2011 y en la legislatura ordinaria del Congreso se reanudará la discusión del Acto Legislativo que reglamenta el régimen de regalías. El panorama para los departamentos y municipios productores de petróleo, gas y minerales, lo mismo que el de aquellos municipios transportadores de esos bienes está nublado, no sólo por la aprobación en cuatro debates de la iniciativa gubernamental sino por las profusas cortinas de humo que viene fabricando el gobierno de Santos, con las cuales trata de engañar a la población con el argumento de que la reforma no va a reducir las regalías que reciben las entidades territoriales sino que las va a mantener o aumentar.

Semejante afirmación parece un chiste. Si la reforma va a dejar las cosas tal cual, no tiene sentido hacerla. Pierde el tiempo el presidente desgañitándose diciendo que es lo mejor que le puede suceder al país, y se afanan por nada los ministros que se la pasan en el Congreso con un látigo en una mano y un zanahoria burocrática en la otra para convencer a los congresistas que voten el Acto Legislativo.

Pero miremos la realidad de lo que verdaderamente se viene aprobando: del 100% que llegue de regalías, el 10% va para ciencia y tecnología. Ahí, como en la canción de los perritos podemos decir que,

Yo tenía, yo tenía diez perritos.

Uno se cayó en la nieve.

Ya no me quedan, no me quedan

Más que nueve, nueve, nueve…

Otro 10% iría para Ahorro pensional,

De lo nueve que tenía,

De los nueve que quedaban

Uno se tragó un bizcocho

No me quedan, no me quedan más que ocho

Prosigamos, ¿cuánto va para el fondo de ahorro y estabilización petrolera? La discusión en el congreso ha girado en torno al 30%, con lo cual

De los ocho que yo tenía,

De los ocho que me quedaban

Tres se mataron de un brinco

No me quedan, no me quedan más que cinco

Recordemos que ya en este momento, con la legislación actual, el Fondo Nacional de Regalías está manejando el 32%, supuestamente para los departamentos y municipios no productores, porcentaje difícil de reducir ya que precisamente el Doctor Santos está aprobando el Acto Legislativo con los votos de los congresistas de esos departamentos ¿Qué queda?

De los cinco que yo tenía,

De los cinco que me quedaban

Cuatro se murieron de ayuno:

No me queda, no me queda más que uno

Bueno, exactamente uno con ocho. Pero como resulta que los nuevos campos están siendo entregados en concesión con unas regalías escalonadas, que son apenas una parte de las que se reciben en los contratos de asociación. Como, además, las tractomulas y carrotanques de las multinacionales van a destruir, ya lo viene haciendo, las carreteras, podemos repetir el final de la vieja canción infantil,

Y el perrito que quedaba,

El perrito que quedaba

Se me heló en una helada

Y ya no me queda nada, nada, nada, nada

Como estás matemáticas de sustracción, que nos enseñaron con la vieja canción infantil, son de primaria y, en consecuencia, al alcance de todos, el Gobierno Nacional espesa su cortina de humo con un argumento especulativo: el aumento de la producción, un gigantesco aumento que nos va a convertir en una potencia petrolera y, por ende, así bajen los porcentajes, aumentarán los recursos que lleguen a las tesorerías de los entes territoriales. Para hipnotizar a congresistas, gobernadores y a la población en general ha puesto en circulación un papelito donde amontona cifras fabulosas. Lástima que el papelito esté sin firma, lástima que el ministro se niegue a certificar ante el Congreso lo que anda diciendo, como la ha retado a hacerlo varias veces el senador Robledo. Por el contrario, las posibilidades son que a partir de 2015 comience a caer la producción petrolera.

Por lo tanto, los departamentos y municipios productores y transportadores de petróleo, gas, carbón y otros minerales, en lugar de estar ansiando cien pájaros volando, deben cuidar sus diez perritos de la nieve, el hielo, la tos y los bizcochos envenenados con que acostumbra a cazar el alto gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *