02/08/2021

Al Conejo de Santos se suma el que Petro le hace a la Universidad Distrital

martes, 4 de septiembre de 2012


María Paula Marin, Organización Colombiana de Estudiantes –OCE- Universidad Distrital, Bogotá 5 de Septiembre de 2012.

Los acuerdos entre el gobierno nacional y la Mesa Amplia Nacional Estudiantil, MANE, para suspender en el 2011 el paro nacional estudiantil, son incumplidos hoy por quien les pedía a los estudiantes “no le hicieran conejo al país”[1], Juan Manuel Santos. El compromiso de no reformar parcial ni totalmente la ley de educación superior fue obviado mediante medidas legislativas como la Ley de Ciencia y Tecnología, el Sistema de Formación de Capital Humano, la Ley Estatutaria de Autonomía y la Ley de Educación a Distancia, todas en trámite en el Congreso. Además, la ya aprobada ley que otorga intereses del 0% a los estratos 1, 2 y 3 en créditos del ICETEX profundiza la política de subsidio a la demanda (estudiantes) y desfinanciamiento de la oferta (universidades) e implica que Colombia asume financieramente esta reducción de la tasa de interés  pagándole al Banco Mundial[2], lo que evidencia el servilismo del gobierno con la entidad multilateral y la mano dura con los estudiantes y las familias colombianas.

No lejos está el conejo que Gustavo Petro le hace a la Universidad Distrital, quien hoy influye más de lo debido en las decisiones internas, violando el principio básico de la autonomía universitaria. Se entrometió en la decisión de construir la Ciudadela Educativa El Porvenir y en la intención de abrir 20.000 cupos nuevos sin tener presente ni la situación presupuestal ni la infraestructura de la universidad ni el recorte presupuestal de los $2.000 millones de pesos que giraba la ETB, que sumados a otros recortes significaron una reducción de $57.000 millones. Lo anterior deja entrever que Petro no difiere de Santos en demagogia, mientras se profundiza la crisis universitaria. Aún es incierta para la comunidad universitaria y para los promotores del proyecto la utilidad que tendrá la nueva sede, como si las necesidades en infraestructura fueran las mismas para una facultad de ingeniería que para una de artes. Lo único que si se sabe es que tendrá una capacidad máxima para 7.000 estudiantes, lo que quiere decir que no responde ni a los planes insulsos de Petro ni a las necesidades de la Universidad. Se queda corto el proyecto por falta de planeación y de una voluntad sería del Alcalde para su financiación.

Condescendiente con las políticas de Petro frente a la crisis financiera de la universidad, el Consejo Superior les hace conejo al arte y a la cultura al impedir el inicio de semestre académico en la Academia Luis A. Calvo y los preparatorios de la Facultad de Artes ASAB. Con expresiones culturales bastante concurridas, los estudiantes y maestros se han manifestado en contra de lo que podría significar el cierre definitivo de estos programas académicos, hoy contrarios a los intereses de los Tratados de Libre Comercio, pero necesarios para conformar un proyecto de nación soberana y una cultura nacional. 
Es claro que Santos engaña al país como Petro lo hace con la ciudad. Pero el compromiso de los estudiantes con la construcción de la Ley Alternativa de Educación Superior de la MANE nos convoca una vez más a levantar nuestra voz para juntarnos con banderas y consignas en defensa de la universidad pública y de altísima calidad. Volcados en las calles, nos opondremos al gobierno de Santos y al conejo que con Petro le hacen a la educación superior. La cita es el 5 de septiembre en el gran carnaval de comparsas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *