24/07/2021

Planteo un proyecto de convergencia nacional: Robledo

Entrevista de Jorge Parga Vanegas, Diario del Huila, Neiva, noviembre 14 de 2016

Con la firmeza con la que defiende sus argumentos, el senador Jorge Enrique Robledo aseguró que su candidatura presidencial será diametralmente opuesta a los programas neoliberales de Uribe y Santos.

En una nueva arremetida contra la reforma tributaria, el congresista descalificó todo su articulado y reafirmó que es la peor que haya conocido el país por su carácter regresivo.

Robledo como vocero del Polo lideró en el Congreso la oposición a la ley de regalías, dijo que no ve en este Gobierno ni en su bancada voluntad para reformar esa legislación que ha lesionado a muchos departamentos, entre ellos, al Huila.

El aspirante presidencial en dialogo con DIARIO DEL HUILA confió en que el proceso de paz genere finalmente un gran pacto nacional.

¿Por qué se anticipó a lanzar su candidatura presidencial?

En realidad, no me anticipé. La candidatura presidencial del Polo de 2014 la aprobamos en noviembre del 2012. Y lo que hice fue invitar al Polo a que inicie el proceso de escoger su candidato presidencial para 2018. Para una fuerza como esta, que no controla las fábricas de mermelada y que realiza la compleja tarea de ser la oposición al establecimiento político tradicional, lo mejor es tomar con la debida anticipación este tipo de determinaciones.

¿Cuáles son los ejes programáticos de su candidatura?

Colombia podría ser un gran país y no lo es. Somos el cuarto en la peor desigualdad social en el mundo y el producto per cápita nacional apenas llega a los seis mil dólares anuales, quinientos dólares mensuales, una insignificancia, que se convierte en carencias de todo tipo. Esto prueba el fracaso de la clase política tradicional, la de todos los orígenes, para dirigir el desarrollo del país, sin mencionar otros problemas como la profunda corrupción que nos martiriza. Esta candidatura sería, entonces, una candidatura contraria a los programas neoliberales de los dos últimos presidentes.

¿Su propuesta iría contra la propiedad privada?

No. De ninguna manera. El Ideario de Unidad del Polo, que es su programa, no contempla estatizar la economía ni acabar con la propiedad privada. Incluso, yo diría que los que atentan contra ella son los neoliberales, dado que sus políticas arruinan a muchos y concentran ferozmente la riqueza. Lo que planteo es un proyecto de convergencia nacional, que en lo económico y en lo social defienda los intereses de los sectores populares urbanos y rurales, los de las clases medias, cada vez más maltratadas, y los del empresariado, también víctima del libre comercio.

¿Políticamente cómo se puede interpretar su candidatura?

No es una propuesta que se agote en el Polo, cerrada, excluyente. Bienvenidas también las fuerzas alternativas –verdes, Mais, Mira, por ejemplo– pero también los que no tienen partido y los ciudadanos liberales, conservadores, de la U, de Cambio Radical, del Centro Democrático, de lo que sea, que estén de acuerdo con el programa que le proponemos al país. Me refiero a los ciudadanos, por supuesto, porque no me van a ver en acuerdos con alguien como Germán Vargas, por ejemplo, en razón de que pensamos diferente.

De forma más concreta, ¿qué enfatizaría en su gobierno?

Enfatizaré siete ideas. Mejorar las condiciones de vida, en todos los aspectos, de los asalariados y empleados. Respaldar las economías de los propietarios, campesinos, indígenas y empresarios. Proteger el medio ambiente, en especial el agua. Poner el sector financiero al servicio del progreso nacional. Enfrentar con toda decisión la corrupción pública y privada, que siempre van juntas. Defender la democracia auténtica: el monopolio de la fuerza lo debe tener el Estado y derrotar todas las forma de constreñimiento político y electoral, y relacionar a Colombia con todos los países, desde el respeto hasta la soberanía y el beneficio recíproco.

¿Cree usted que el Gobierno logrará el acuerdo final del proceso de paz con las FARC, antes de finalizar el año?

Ojalá, porque darle fin a una lucha armada larguísima, que nada bueno le ha dejado a Colombia, siempre será una idea correcta. Y ojalá también el acuerdo final en La Habana genere un pacto nacional muy amplio, que nos saque de este problema y que nos permita debatir sobre qué hacer con el resto de los problemas nacionales, que no se resolverán con lo que se pacte en La Habana.

En su opinión, ¿está cerca o lejos un acuerdo de paz con el ELN?

Espero que cerca. Sería una buena noticia que empezaran formalmente las conversaciones y, lo mejor, que pronto se lograra un acuerdo final.

Usted ha sido un enconado crítico de la reforma tributaria, pero ante la crisis económica del país, ¿qué aspectos positivos rescata de esa iniciativa?

Ninguno. Porque las reformas tributarias son progresivas –las correctas– o regresivas –las incorrectas–, y esta es la peor porque es muy regresiva en general y en cada una de sus partes, afectando a los sectores populares y a las clases medias. Un par de cifras le desnudan su carácter: en nueve billones de pesos aumentará el recaudo por cuenta de los impuestos regresivos –IVA y combustibles– y en dos billones de pesos se reducirá el impuesto de renta a las empresas, principalmente a las trasnacionales, y digo que a las trasnacionales porque no tengo problema con que se los reduzcan a las pequeñas y medianas. A la clase media, además, le aumentará el impuesto de renta.

¿Está de acuerdo con la propuesta del contralor general de la República de modificar el régimen de las regalías?

Debo recordar que el Polo fue el único partido que votó en contra de la ley de regalías y que se han cumplido todas nuestras críticas, como en carne propia lo han sufrido los huilenses. Lo mejor, entonces, sería que se modificara la ley. Pero no veo a Santos y al santismo promoviendo dicha reforma, luego de lograrlo exigiría un reclamo ciudadano de gran amplitud.

Usted ha sido calificado como el mejor congresista del país. ¿Cree que eso le dará réditos a su campaña presidencial?

Para mí ha sido un gran honor, que me compromete a hacer las cosas de la mejor manera, haber recibido esa distinción por quinto año consecutivo. Ojalá ello contribuya a lograr que los colombianos de todas las condiciones sociales y políticas se decidan a dar el paso sin el cual ningún cambio es posible: entender que no todos los políticos somos iguales y tomar la decisión de dejar de votar por los mismos, para que no siga pasando lo mismo que tanto mal le ha hecho y le hace al país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *