24/07/2021

LA PANDEMIA NO PUEDE SER UNA EXCUSA PARA VOLVER EL DERECHO A LA EDUCACIÓN UN PRIVILEGIO

Bogotá D.C., 02 de abril de 2020, Jhon Granados Rico, Tribuna Magisterial Bogotá.

Vivimos tiempos sin precedentes, la pandemia causada por el virus COVID-19 ha afectado todos los aspectos de la vida cotidiana de la humanidad; desde la Segunda Guerra Mundial no se presentaba un evento de tales magnitudes. A la fecha, solo un puñado de naciones no han reportado ciudadanos contagiados por el virus (Burundi, Corea del Norte, Islas Salomón, Lesoto, Malawi, Samoa, Sierra Leona, Sudán del Sur, Tajikistán, Toga, Turkmenistán, y Vanuatu). En el resto del mundo las cifras de personas contagiadas crecen de manera exponencial, razón por la cual, las naciones han establecido normas muy estrictas para restringir el tránsito de viajeros por sus fronteras, también han tomado otras medidas, entre las que se destaca el confinamiento de sus ciudadanos a sus hogares para disminuir el riesgo de que se contagien, y así poder descongestionar, los ya saturados centros médicos, para salvar la mayor cantidad de vidas que sea posible.

La cuarentena decretada en Colombia ha roto la normalidad académica en todas las instituciones educativas del país, ante lo cual el Ministerio de Educación Nacional ha dictado medidas específicas que garanticen la prestación del servicio educativo para los niveles de educación preescolar, básica y media, pero desde los hogares de las y los estudiantes. Para ello, El MEN ha presentado una estrategia que involucra el papel activo de docentes, directivos docentes y las familias, también páginas Web, Radio, Televisión y recursos elaborados directamente por el gobierno en los que se desarrolla su política de competencias trasversales y socio-emocionales, Derechos Básicos de Aprendizaje y Mallas Curriculares. Por su parte, en las instituciones educativas los y las maestras han diseñado materiales didácticos en medios físicos y virtuales conforme al PEI, al currículo y al plan de estudios de la institución buscado, creativamente, alternativas para hacer llegar dicho material didáctico a los hogares de los estudiantes y puedan continuar con su proceso de formación.

Lo anterior permite afirmar que la pandemia ha hecho que la educación a distancia sea la única alternativa para que se pueda prestar el servicio educativo en los niveles de preescolar, básica y media en el país. No obstante, Según la Ley General de Educación la educación a distancia es una alternativa para atender la formación básica de la población adulta, superar el analfabetismo o actualizar los conocimientos, por lo tanto, la medida del Ministerio de educación no puede ser mas que una salida excepcional para enfrentar esta crisis y de ninguna manera puede convertirse en una política general para garantizar el derecho constitucional a la educación de los niños/as, adolescentes y jóvenes colombianos.

Hay que señalar que la educación a distancia garantizada en el seno del hogar, así cuente con modernas herramientas informáticas y virtuales, es una estrategia anticuada, que fue desarrollada por las comunidades primitivas para garantizar en los individuos los aprendizajes básicos que les permitían para enfrentar las vicisitudes de vivir en comunidad. En la familia el niño o niña comprende que la vida humana es una experiencia social, que tiene su fundamento en la interdependencia y el intercambio con otros seres, así mismo comprende las características de las relaciones sociales y los principales valores del grupo social al que pertenece, por supuesto son elementos esenciales para el ser humano, pero no son suficientes para enfrentar los retos de la sociedad contemporánea.

Desde la antigüedad las clases dominantes entendieron el factor decisivo de la educación en la sociedad, por lo tanto, crearon instituciones educativas para formar, desde la niñez, a los próximos dirigentes; dándoles una formación privilegiada, por ejemplo: en Grecia y Roma contaron con instituciones educativas para la formación básica ( ludi-magister), secundaria ( gramático) y educación superior, en siglo IX existieron escuelas parroquiales, monásticas e imperiales. Esta condición solo se superó a principios del siglo XVIII, cuando Prusia decreto el acceso a la educación pública; política seguida por Francia después de la revolución de 1789, y extendida en Europa en el marco de las revoluciones burguesas.

Así las cosas, el derecho a la educación sólo se puede garantizar con un sistema educativo público puesto que el fin de la educación pública es la formación laica, gratuita y garantizada por el Estado para todos los ciudadanos. Y es que en las instituciones educativas públicas las y los maestros cuentan con los conocimientos actualizados en las disciplinas y la pedagogía, de los cuales carecen los integrantes del núcleo familiar, lo que les permite adaptar los métodos, contenidos y materiales educativos conforme a la edad de los niños/as. Es la formación universitaria lo que les permite identificar a las y los docentes que las actividades académicas en las edades tempranas deben ser más lúdicas y dinámicas, y, a medida que la edad de los estudiantes aumenta las actividades deben exigirles mayor concentración y disciplina.

Como se dijo anteriormente, en el marco de la cuarentena decretada por el Gobierno nacional, los docentes han seguido la decisión del Ministerio de educación de no cesar las actividades académicas, para ello han diseñado estrategias de educación a distancia para que los estudiantes continúen con su formación académica bajo la dirección de sus padres o acudientes y adicionalmente han buscado formas alternativas para el seguimiento al proceso educativo no presencial. Esta situación ha dejado en evidencia el atraso tecnológico del país, dando como consecuencia que la mayoría de las familias colombianas, de zonas rurales y urbanas, no tengan acceso a redes, medios y dispositivos digitales que les permitan acceder a los momentos de explicación en línea establecidos por los docentes, además también, ha afectado las dinámicas familiares, al generarse estrés y maltrato intrafamiliar, porque los adultos a cargo del cuidado de los niños/as no tienen la formación pedagógica para dirigir las actividades escolares. Adicionalmente, en los docentes se esta presentando sobre carga y fatiga laboral porque esta estrategia les ha exigido estar a disposición de sus estudiantes los siete días de la semana y toda la jornada diurna y parte de la nocturna.

Como conclusiones podemos plantear que, a pesar de los graves efectos de la pandemia en la vida cotidiana de toda la humanidad, una vez se supere debemos dar pasos hacia adelante y pensar como podemos mejorar el futuro de las próximas generaciones. No debemos mirar hacia el pasado, acogiendo la idea de que los niños/as deben ser formados en el seno del hogar o promoviendo modelos educativos por fuera de la escuela, y para finalizar podemos decir que, una enseñanza preliminar de los hechos que se están dando en el mundo es que la única manera como la humanidad puede afrontar esta crisis, es mediante la intervención directa de los estados en la prestación de los derechos fundamentales y fortaleciendo las instituciones estatales. Que no quede duda, la escuela pública debe ser fortalecida aumetando su financiación y adecuandola a los avances científicos, tecnológicos y culturales. Por lo anterior sería un grave error retroceder recurriendo a la anticuada idea de la desescolarización la sociedad.

Tribuna Magisterial Bogotá

Luisa Fernanda Ospina
John Granados
Ruby Toro
Luisa Pinzón
Belén Rocha
Natalia Barrios
Yenny Roa
María Antonieta Cano
Albert Serrano
Alejandro Socha
William Villamil
Víctor Beltrán

El equipo de Tribuna Magisterial espera que usted, sus familiares y amigos superen la pandemia sin contagio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *