25/06/2021

La educación 4.0: sofisma de distracción o realidad. “Abriendo un debate educativo público”

Manizales 19 de abril de 2021, Tribuna Magisterial Caldas.

El debate sobre la educación en Colombia siempre ha estado en la hoja de ruta del neoliberalismo; a ello se debe la retórica de los discursos políticos de corte neoliberal por parte del espectro tradicional, quienes han cooptado a la educación y controlan la dirección del Estado. Por tanto, el tema sobre la calidad de la educación siempre ha estado en el centro del debate y, además, ha contado con un espacio supremamente amplio en dicho discurso; se reitera, retórica en el discurso pero antítesis en la práctica; es decir, una clase política posmoderna en el lenguaje pero premoderna en el actuar, al definir una política contraria al contenido de ese discurso.

En este sentido, parte de esa retórica neoliberal en el discurso educativo, orientado desde los organismos multilaterales de crédito (BM, FMI, BID y OCDE), coinciden en ocultar, encubrir, disfrazar y mimetizar la coexistencia y su relación epistémica entre los conceptos de industria 4.0 y educación 4.0; en otros términos, se origina de la demanda que produce la emergencia de la revolución industrial, de allí la urgencia de interpolar el lenguaje neoliberal bajo el ropaje de lenguaje educativo y dar visos de conceptos pedagógicos. En tanto, basta observar sus enfoques básicos:

1º. Educación 4.0, pretende formar capital humano con talento para competir en el mercado laboral globalizado, que surge de la necesidad de la cuarta revolución industrial, en su propósito de borrar los límites entre las esferas físicas, digitales y biológicas. Dicho de otra manera, su origen se fundamenta en transformar las relaciones productivas, económicas y comerciales; además, está asociado a una demanda de los empleadores y del sector empresarial para adquirir mano de obra con habilidades transversales o nuevos criterios de empleabilidad de las personas.

2º. Educación 4.0, carece de una definición teórica, metodológica y operativa para su fundamentación, por lo que suele asociarse a falsas estrategias de aprendizaje emergentes, cuyo fundamento teórico son el conectivismo –teoría del aprendizajes para la era digital, esto es, conocimiento subjetivo; el constructivismo –teoría según el conocimiento está en constante construcción-, dicho de otra forma, un desprecio por la ciencia y una mengua a su acumulado histórico-. Además, su enfoque educativo es basado en competencias y desarrollo de habilidades mediante el diseño e implementación de secuencia didáctica de bajo costo, y aprendizaje de alto nivel, del tipo exploratorio, bajo el enfoque de pensamiento computacional –abstracción de información a partir de patrones repetitivos-.

3º. Educación 4.0 es, por un lado, pragmática, porque reproduce valores vinculados a los sectores económico, empresarial e industrial (sus principales promotores) en decremento del sustento teórico, preocupándose más por los métodos; es decir, utiliza metodologías de aprendizaje obviando su sustento epistémico; y es, por otro lado, ecléctica, debido a que no tiene un corpus teórico de conocimiento propio; dicho de otro modo, aplica un entramado de diversas perspectivas y estrategias; una mezcla de variadas ideas o posturas, sin crear y definir, con claridad, una propia.

Ahora bien, es de interés para una mejor comprensión de lo enunciado anteriormente revisar, de manera sucinta, la historia y evolución de la industria según Castresana (2016, citado por Roig, 2017).

Industria 1.0, año 1800, uso de máquina de vapor y el primer telar mecánico. Máquina de vapor para realizar actividades físicas que el ser humano, por sí solo, no puede. Derivó en el intercambio de productos entre diferentes culturas y sociedades; inventos que sustituían la fuerza animal por una mecánica –locomotora-. Su aplicación fomentó el desarrollo en la conexión y traslado de personas y mercancías entre países y continentes. Se caracteriza por el inicio del reemplazo de actividades humanas por máquinas, en ciertos procesos de producción.

Industria 2.0, año 1900, uso de energía eléctrica, la producción en cadena y líneas de fabricación. Entra en funcionamiento la corriente eléctrica y el aprovechamiento de recursos naturales -gas y petróleo-. Hender (el desarrollo de las telecomunicaciones -dispositivo de radiocomunicaciones-). Dispositivo integrado. Trasporte de personas y mercancías -aéreos y automóvil-. Producción en masa y especialización en la organización de tareas en procesos productivos.

Industria 3.0, año 1980, automatización, electrónica, tecnología de la información. Mejor aprovechamiento desde la electrónica de los insumos y la energía. Descubrimiento de los semiconductores y su aplicación, principalmente del transistor, capaz de llevar a cabo el control de un sinnúmero de procesos y que por su capacidad de procesamiento –alto- e integración –bajo-, da origen al inicio de varios procesos de automatización en diferentes áreas de la industria. La aplicación del transistor generó los productos digitales.

Industria 4.0, año 2000, hiperconectividad, Big Data, industria inteligente, sistemas ciber-físicos. Evolución y desarrollos tecnológicos que tienen como principal objetivo maximizar las ganancias, reducir los costos de producción y mejorar el aprovechamiento de la energía en todos sus tipos. Es adyacente a integrar: herramientas, metodologías, recursos humanos innovadores y cambio en la manera de concebir a la industria.

No obstante, vale la pena auscultar y profundizar los ejes y tendencias que fundamentan la industria 4.0, a partir de los aportes de Mónica, et. al. (2017) y Roig (2018). Al respecto, Roig (2018) define, tres ejes: 1. Big Data –conjunto de datos complejos y de gran tamaño-; 2. Lot -el internet de las Cosas o interconexión digital de diferentes objetos-; 3. Addaptive Tech, procesos semi-biónicos -grupo de tecnologías coexistente entre sí. Sin embargo, Mónica, et. al. (2017) plantea, tres tendencias: 1. Inteligencia artificial –múltiples datos como fuente de los algoritmos y automatización, procesos de gran escala –robótica-, de mediana escala -clúster industriales-, baja escala micro-nano con tecnología 3D; 2. Experiencias inmersivas transparentes –administración de la información y servicios personalizados centrados en el cliente-; 3. Plataformas digitales –servicios a través de web- nuevos ecosistemas de servicios, multiplataformas, definición de nuevos roles del conocimiento –flexibilidad cognitiva-.

En sintonía con lo anterior, se requiere efectuar modificaciones en los centros educativos para implementar la educación 4.0. Entre otros:

1º. Educación 4.0, cambiar el modelo educativo y los enfoques de trabajo, así como toda la infraestructura y encuadre de los contenidos educativos; pretende migrar la educación de indicadores educativos a indicadores económicos y criterios empresariales –calidad del servicio/producto-, dando al estudiante un rol de objeto, a sus familias de clientes y al docente de operario; de allí, las exigencias de evaluar la inversión en educación bajo la premisa de costo-beneficio y no de gasto educativo, inherente a la función del Estado.

2º. Educación 4.0, mantener una pasividad que puede llevar a su extinción, con formación educativa como actualmente se conoce. Tal riesgo lo debemos combatir los maestros aplicando los principios contenidos en la Ley General de Educación, en propender por la defensa de la Educación Pública Estatal financiada, integralmente, por el Estado; en fortalecer la formación de los estudiantes en el conocimiento científico y lo más avanzado de la ciencia; el acceso a la más alta tecnología, es decir, según Ocampo (2013) afirma “…el carácter científico de la educación determina la calidad de la educación en cada nivel institucional del sistema educativo, en otras palabras, una educación al servicio del desarrollo de las fuerzas productivas nacionales y no al servicio de la globalización de los mercados, la internacionalización de la economía y los TLC que quiebran, aniquilan la producción nacional e impiden generar riqueza nacional”.

3º. Educación 4.0, obliga a diseñar e implementar secuencias didácticas de aprendizaje de bajo costo, que implica el enfoque de la educación 4.0. Ocampo (2013) sostiene “…está en juego la tendencia pedagógica de cada institución educativa, en consecuencia, pérdida de la autonomía escolar y la libertad de cátedra del profesor”. Asimismo, la educación 4.0 centra su desarrollo en nuevas formas de organización curricular, o sea, enfatiza en el método; por el contrario, la dialéctica favorece el contenido sobre el método, porque el aspecto principal de la enseñanza es el contenido y su aspecto secundario es el método.

Así las cosas, en la mutación educativa hacia la educación 4.0, requerida para la industria 4.0 especialmente inquieta el riesgo de aumento de las desigualdades que puede generar la
automatización –remplazo del ser humano-, aumentando la brecha entre los rendimientos del capital y los del trabajo, en un mercado laboral cada vez más dual, con sectores de baja cualificación y exiguos salarios, por un lado, y de cualificaciones altas y remuneraciones elevadas, por el otro, que pueden dar lugar al aumento de tensiones sociales. Por otra parte, apremian a los sistemas educativos a potenciar al máximo (según la OCDE -2017) la democratización de acceso a la educación mediante las TIC y la modalidad virtual con sus variantes –e-learning, b-learning, m-learning–. Continúa la OCDE -2014, ya sea con enfoques educativo o industrial, tiene que ver con el uso de la tecnología misma, que implica una brecha entre los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo.

Es perentorio y urgente para el magisterio iniciar el estudio, a fondo, de los fundamentos de la educación 4.0 y así develar esta propuesta al servicio del empresariado y la economía globalizada; asimismo, desnudar las verdaderas intenciones de quienes la promueven, en contravía de fortalecer realmente una educación nacional, científica y democrática, lo cual es obligación del Estado.

 

BIBLIOGRAFÍA.
Echeverría Samanes, Benito. & Martínez Clares, Pilar. Revolución 4.0, Competencias,
Educación y Orientación. RIDU. Revista Digital de Investigación en Docencia Universitaria ISNN 2223-2516. Departamento Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación, Facultad de Educación. Universidad de Barcelona, Barcelona, España. Y Murcia, Murcia, España. Julio- diciembre, 2018. Pág. 1-31.

Martínez Ruiz, Xicoténcatl. Disrupción y aporía: de camino a la educación 4.0
Instituto Politécnico Nacional. Innovación Educativa, ISSN: 1665-2673 vol. 19, número 80. Mayo-agosto, 2019. Pág. 7 – 12.

Pérez Romero, Patricia. Rivera Zárate, Israel. Hernández Bolaños, Miguel. Instituto Politécnico Nacional CIDETEC. Ciudad de México. Debates en Evaluación y Currículum. Congreso Internacional de Educación: Currículum. Año 5, No. 5. Septiembre de 2019 a Agosto de 2020. ISSN: 2448-6574. Pág. 1-11.

Sánchez Guzmán, Daniel. Industria y educación 4.0 en México, un estudio exploratorio. Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería, Campus Guanajuato, Instituto Politécnico Nacional. Innovación Educativa, ISSN: 1665-2673 vol. 19, número 81. Septiembre-diciembre, 2019. Pág. 39-64.

Flores Olvera, Dulce María. Guzmán Games, Francisco Javier. Martínez Barragán, Yolanda Martina. Cruz Benemérita, Erick Ibarra. Alvear Cortés, Elvira. Educación 4.0, origen para su fundamentación. Universidad Autónoma de Puebla, México. EDUNOVATIC2019. Editor REDINE. Diciembre 18-19, 2019. Pág. 655-659.

Ocampo Trujillo, José Fernando. Por una educación nacional, científica y democrática. Ponencia presentada en el seminario del Ceid-Fecode sobre “Pedagogía Crítica”, Bogotá, 18 y 19 de noviembre de 2013.

 

Atentamente,

TRIBUNA MAGISTERIAL CALDAS
Gloria Nelfi Salazar,  Teresa Zúñiga
Víctor Hugo Acosta Cardona y Luis Alfredo Gómez Parra

Integrantes Junta Directiva EDUCAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *