24/07/2021

Jornada única en colegios estaría en manos del sector privado

Por: Daniel Salgar Antolínez

El secretario de Educación aseguró que la jornada única para los colegios del Distrito será posible si el sector privado construye la infraestructura necesaria. Sin embargo, su propuesta es cuestionada en el Concejo.
En un discurso sobre la calidad de la educación en la capital, el secretario de Educación, Carlos José Herrera, mencionó que aunque el Distrito no tiene la infraestructura ni los recursos económicos necesarios, la jornada única escolar podría implementarse si se incentiva al sector privado para construir las sedes educativas que hacen falta para poner en marcha esta medida. Sin embargo, el concejal Celio Nieves, del Polo Democrático Alternativo, señaló que además de la infraestructura, se debe tener en cuenta el incremento salarial y la incorporación de un nuevo cuerpo de docentes y administrativos para seguir ofreciendo una educación de calidad.
En Bogotá, según el concejal Nieves, hay 355 colegios de los cuales 351 tienen doble jornada, es decir, dos jornadas de cinco horas cada una, a la que asisten diferentes estudiantes. El problema de que un alumno asista a una jornada de cinco horas es, en primer lugar, que disminuye la calidad de la educación, puesto que son cuatro horas menos en comparación con la jornada única de nueve horas que se presta en colegios privados. Y, en segundo lugar, que al finalizar la jornada media los alumnos deambulan por las calles de la ciudad, haciendo mal uso del tiempo libre y expuestos a caer en las garras del pandillismo y la drogadicción.
Entonces, la implementación de la jornada única no sólo supone un avance hacia la educación de calidad sino hacia la seguridad y la protección de los derechos de la niñez. El problema es que, para atender a los 800 mil niños afiliados al sistema de educación distrital en una jornada única simultánea, según el secretario de Educación, “hacen falta centenares de sedes educativas”.
Pero, aunque no existe la infraestructura ni el Distrito tiene los recursos para construirla, el secretario insistió en que no hay que renunciar a este propósito, sino que se debe buscar que sea el sector privado el que invierta en la infraestructura educativa: “Seamos ingeniosos. El dinero está en el sector privado y es obligatorio que ese ingenio nos lleve a diseñar fórmulas de alianzas estratégicas con la empresa privada para que ella construya las edificaciones escolares y el sector público, en este caso el Distrito, las adquiera a largo plazo, bajo formas similares al leasing, que puede ser inverso o no, o con muchos otros mecanismos que podremos discutir.” De realizarse esto, según el secretario, habría que hacer un ‘ahorro presupuestal estratégico’ y optimizar el uso de los recursos públicos a largo plazo, para suplir la necesidad inmediata de infraestructura escolar.
Herrera dijo que este año se hará un experimento piloto, utilizando el mecanismo anunciado y que, de este modo, podrán construirse un grupo de colegios. “Para ellos (los colegios), que no son más de diez, hay lote y licencia. Y no pondríamos un peso”, aseguró. Además, indicó que en caso de que no haya lote, el sector privado podría aportarlo o hacerlo sobre la base de proyectos de renovación urbana.
Frente a esta propuesta, el concejal Celio Nieves afirmó que además de la infraestructura académica para unificar la jornada escolar, haría falta mejorar salarial y prestacionalmente a los docentes, ampliar la planta de profesores, directivos y administrativos y fortalecer políticas de bienestar estudiantil, factores que no “están suficientemente soportados en estudios técnicos, científicos y de factibilidad”. Asimismo, indicó que para que haya inversión del sector privado habría que tener estos estudios detallados que, “si la Secretaría de Educación los tiene, aún no los ha hecho públicos”.
Nieves, que fue dirigente de la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), calificó el pronunciamiento del secretario de Educación como “irreal” e insistió en que la iniciativa requiere una estrategia que permita su ejecución sin que se debilite la educación pública y se fortalezca la privada. Sin embargo, el concejal defiende la implantación de la jornada única, siempre y cuando se haga con un acompañamiento que comprometa el incremento de recursos económicos, garantice la atención a todos los alumnos sin ningún tipo de exclusión, tenga en cuenta las necesidades de los profesionales y administrativos que se vincularían y se haga en el marco de una apuesta por mejorar la calidad de la educación en Bogotá.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *