04/08/2021

Honraremos el legado de Luisa Fernanda como ejemplo para las nuevas generaciones

Bogotá D.C., 15 de Julio de 2020

 

Me dicen por ahí que dizque usted quiere mover el carro de la historia.
¿No se le hace un poquitín desproporcionado?
-Un empujón. Yo no pretendo sino esto
-Ya. ¿Y cómo piensa hacerlo?
-Con la misma palanca que pidió un día Arquímedes

 (El Palito viene en camino. Gabriel Fonnegra)

 

Siendo muy joven, Luisa Fernanda resolvió trabajar por cambiar a nuestro país fruto de la sensibilidad que le impartió la práctica pedagógica de la docencia en una vereda del Quindío y decidió vincularse a la lucha sindical con Tribuna Magisterial y a la lucha política con el MOIR y el Polo Democrático Alternativo. Fue una maestra destacada en su ejercicio profesional y una dirigente social impecable, decidida con el estudio, la organización y la movilización como pilares fundamentales de la transformación nacional.

No son pocas las cualidades de Luisa Fernanda Ospina Madera, era una mujer juiciosa y rigurosa en el estudio de los problemas del país, se esforzó por desentrañar y explicar con su inigualable capacidad discursiva, los males que se ciernen sobre el magisterio colombiano, comprendió a cabalidad que el imperialismo norteamericano y los representantes de la oligarquía nacional son los culpables del atraso y la desigualdad con la que vivimos.

Aportó a la consolidación que requieren los sindicatos para la conquista de derechos a través de la movilización, fue una dirigente auténtica del sindicalismo clasista y enfrentó con ahínco a los malos gobiernos de este país. Formó a profesores que como ella compartían las banderas políticas de la soberanía nacional y entendiendo la necesaria pero insuficiente lucha gremial fortaleció el partido político que enarbola la lucha antimperialista. Por estas consideraciones llegó a ser presidenta del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación del Quindío – SUTEQ, miembro del Comité Ejecutivo Departamental de la CUT Quindío.

Hizo parte de la Coordinadora Departamental del Polo, abrazando el Ideario de Unidad y la lucha por la soberanía, la democracia, la producción, el trabajo y la paz. Acompañó con entusiasmo las campañas electorales, hizo parte de sus órganos de dirección y deliberó para el fortalecimiento del frente único de lucha contra los malos gobiernos.

Comprendía el extendido horizonte de la transformación y por ello asumió la tarea del relevo generacional, no como una pelea entre jóvenes y veteranos, sino como una responsabilidad política que requiere paciencia, humildad y actitud de aprendizaje, para mantener la responsabilidad de estar a la vanguardia de la lucha de los pueblos. Pese a las dificultades que le impone una sociedad neocolonial a una mujer joven, fue un ejemplo del trabajo de las mujeres en la revolución, de esas que lideran la lucha social y de la clase obrera y que hombro a hombro pelean contra las grandes injusticias que afligen a toda la humanidad.

Es así como, se constituyó en la representante de una nueva generación de lucha sindical, que la llevarían a sus 32 años, a ser la mujer más joven en llegar al Comité Ejecutivo Nacional de FECODE, a contribuir con el fortalecimiento del Equipo Nacional de Juventud de la CUT y ser delegada al Comité Ejecutivo de Juventud de la Confederación Sindical Internacional CSI.

Descolló por mérito propio y sin ninguna consideración, una rápida y extraordinaria participación dentro de la dirigencia sindical y política, resultado de su trabajo y dedicación. Pero eso fue sobre todo, una manifestación de aprecio de las masas y el respaldo decidido de ellas por el compromiso, la humildad, la alegría y esa sonrisa cálida que le ofrecía a la gente.

Apropiada de un estilo de vida sencillo y maleta ligera, asumió absolutamente todas las tareas, pequeñas y grandes, con disciplina y plena confianza en el partido. La trayectoria y militancia de Luisa Fernanda es un legado para quienes anhelamos cambios profundos, pero sobre todo para esta nueva generación de luchadores y luchadoras que hemos decido entregarle nuestra vida a la conquista de una Colombia libre y soberana.

Convertiremos este profundo dolor por la ausencia en fortaleza para continuar en esta brega transformadora. ¡Será nuestro compromiso histórico en tu nombre!

 

 

¡Gloria eterna!

 

Pamela Gamboa
Fiscal – UGTI
Equipo Técnico de Juventud
Central Unitaria de Trabajadores -CUT

 

Edilberto C. Castro
Miembro del SUNET
Equipo Nacional de Juventud
Central Unitaria de Trabajadores -CUT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *