31/07/2021

Los camioneros derrotaron a Santos

Libardo Gómez Sánchez, Diario del Huila, Neiva, febrero 21 de 2011

El país fue testigo en diferentes ciudades del paro obligado de los transportadores de carga, ante la decisión del gobierno de incumplir lo pactado hace casi tres años en materia de fletes. Una vez el Ministerio de Transporte de Santos se percató de la firmeza de la protesta y se vio urgido a suspender el decreto que eliminaba las tablas de fletes, para dar por terminado la movilización de los camioneros, al minuto, en RCN, en un noticiero que dirige quien ejerciera el cargo de vicepresidente de farándula del gobierno de Uribe Vélez y quien fuera el garante de la complicidad del principal diario del país con ese gobierno, Francisco Santos, entrevistó al director de la SAC, Rafael Mejía, con quien se dedicaron a mascullar la rabia que les producía el éxito del legitimo reclamo de los transportadores y como es típico en los parásitos del aparato del estado o de los gremios, no tuvieron escrúpulo alguno en denostar cínicamente de los miles de pequeños propietarios de camiones y mulas, calificándolos de especuladores a la hora de cobrar el flete por la carga. El oyente desprevenido y poco conocedor del tema, termina por parecerle que los transportadores son unos explotadores que exprimen a quienes ocupan sus servicios y puede incluso aceptar como necesarias la violencia de la policía contra ellos, así como el contenido de la política gubernamental que libera las tarifas a voluntad del generador de carga.

Para validar su diatriba, acusan a los transportadores de cobrar las tarifas más altas del mundo, sin adelantar la más mínima reflexión sobre las condiciones en que se presta el servicio, es evidente su mala intención, al evitar informar al oyente sobre los costos de su actividad, que en ultimas son los que determinan las tarifas que deben cobrar para cubrirlos y dejar alguna utilidad, no mencionan por ejemplo, que el valor del ACPM en Colombia es un 25% más costoso que en México o un 17% más que el de Argentina y un 400% más que en la vecina Venezuela.

En materia de peajes, otro costo de la actividad, el panorama es similar, en Chile el paso por las autopistas que comunican el país, cobra peajes para vehículos de más de dos ejes en promedio de cuatro dólares, mientras en Argentina llega a los tres dólares, en Colombia el costo es de 8 a 9 dólares por taquilla, una diferencia abismal.

Aquí no se incluyen los sobrecostos que implican las continuas demoras por vías obstruidas por derrumbes, pasos en mal estado que obligan a reducir la velocidad forzando tiempos más largos de viaje, represamiento de vehículos en pasos estrechos en los que de continuo se presenta accidentalidad, o el vandalismo de diferentes actores armados que cobran vacuna, cuando no destruyen los vehículos haciendo las tasas de pagos de seguros más costosas. Tampoco relacionamos los costos de los repuestos y mantenimiento que son bastante elevados.

La estigmatización de los sectores sociales, las organizaciones sindicales o las agrupaciones políticas que se atreven a esgrimir criterios diferentes a los del gobierno o incluso a reclamar sus derechos básicos, se tornó en una estrategia predilecta de quienes gobiernan al país, para descalificar a sus contradictores sin tener que dar explicaciones, ni argumentos y colocarlos en la picota pública; lamentablemente en ello han encontrado la cooperación de los principales medios de comunicación.

En lugar de legislar para entregar el negocio a monopolios, el gobierno debería reducir los costos para los camioneros y desarrollar otros medios de carga, como el ferrocarril y habilitar el transporte fluvial, dándole al mercado interno la competitividad tan cacareada, pero que solo opera cuando de habilitar las importaciones se trata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *