LAS PRUEBAS TALIS DE LA OCDE PARA LOS DOCENTES

LAS PRUEBAS TALIS DE LA OCDE PARA LOS DOCENTES

Bogotá D.C., 17 de septiembre de 2020, Tribuna Magisterial Nacional.

La OCDE, afanándose en su disfraz de buena samaritana hace pasar por consejos lo que son órdenes en todos los terrenos. Se vende a sí misma como una construcción sofisticada y universal de crecimiento y cooperación, lo que no explica por qué los países pobres son más pobres y los ricos más ricos. Colombia, México y Chile eran pobres antes de ingresar a la OCDE y son más pobres estando en ella. A la que peor le ha ido es a Colombia, que queda en último lugar en calidad de vida en el trabajo, en empleo y en las pruebas PISA, entre los países de la OCDE.

Asevera que su “objetivo es promover políticas que favorezcan la prosperidad, la igualdad, las oportunidades y el bienestar para todas las personas”(1) En realidad ha sucedido lo contrario: En Chile, el 20% de la población más privilegiada en 2017 ganaba 10,31 veces más que el 20% menos favorecido y en México 10,26 veces más (2).

En lo que toca a la educación la OCDE ha diseñado herramientas que le permiten mantener la ficción de sabia consejera ejerciendo una dura dominación al mismo tiempo. Son PISA, con la cual  mide los resultados de los estudiantes, y en consecuencia de los países, con una evaluación que se ha diseñado conforme a los intereses del capital financiero. Y TALIS, con la cual controla la Enseñanza y Aprendizaje en una evaluación mundial de los docentes que tiene un propósito similar, el control ideológico, comercial y financiero de la educación. Y, ya se sabe, los maestros han sido un obstáculo en ese cometido. Por ello es muy significativo que TALIS señale que “es un programa internacional de gran escala para el estudio de la fuerza laboral docente, las condiciones de enseñanza y aprendizaje, y los ambientes escolares”. Es decir, un estudio de todo. Se han efectuado pruebas en 2008, 2013 y 2018.

Analicemos, así sea someramente, las de 2018 para docentes en las que la OCDE reafirma su posición presentada en PISA sobre el conocimiento científico, al señalar que “examina las certificaciones de los docentes y su educación inicial, al igual que su experiencia en el contexto de las políticas de recursos humanos adoptadas hoy en día por los sistemas educativos y las escuelas. También investiga atributos claves de los docentes, incluyendo sus creencias y actitudes hacia la enseñanza, sus motivaciones y su autoeficacia como docentes en términos de manejo del aula, compromiso con los alumnos y la enseñanza. TALIS investiga el desarrollo de la experticia”.  (3)

En el mismo sentido que a los estudiantes con PISA y la literacia, a los profesores no se les evalúa por el conocimiento de la disciplina que es su objeto ni por su pedagogía, si no por sus creencias educativas y su auto eficacia, que según Banduraes la creencia (nuevamente) en la propia capacidad de organizar y ejecutar los cursos de acción necesarios para gestionar las situaciones posibles”(4). Al respecto, señala el Marco de TALIS de referencia preliminar que “la autoeficacia de los docentes se refiere a las creencias de los profesores en sus capacidades para representar cierta conducta de enseñanza que pueda influir sobre los resultados educacionales de los alumnos tales como el logro, el interés y la motivación (5).

TALIS aborda cinco áreas: (a) políticas escolares que apoyan la efectividad docente, (b) el desarrollo de los docentes en la profesión, (c) docentes efectivos y enseñanza, (d) atraer docentes hacia la profesión y (e) conservación de los docentes en la profesión. Ninguna de las cinco áreas enfoca de manera directa los problemas del conocimiento científico, la financiación, los derechos de los maestro, el personal administrativo y los estudiantes y la autonomía escolar.

Al tratar el conocimiento del profesor como una “creencia”, lo reduce a la subjetividad, cada docente tendrá su creencia, hija de unos objetos que son el reflejo de las sensaciones del individuo, en una negación de la ciencia en toda la regla. La RAE “define a la creencia como el firme asentimiento y conformidad con algo. La creencia es la idea que se considera verdadera y a la que se da completo crédito como cierta”. Y es menester aclarar: sin que haya una validación científica.

Dentro de lo que dice haber hallado la OCDE por medio de TALIS 2018 están los siguientes aspectos:

Escasez de docentes con buen desempeño, no se encontró disponibilidad universal de programas de inducción, los docentes indicaron que necesitaban más capacitación en tecnologías de la información y comunicaciones (TIC), necesidades educativas especiales, y enseñanza en entornos diversos, los líderes de escuelas consideraron que los recursos, los marcos regulatorios y los entornos escolares eran factores críticos para una efectiva administración escolar, autoeficacia y la satisfacción laboral de los docentes se asociaron con oportunidades de participar en las decisiones de la escuela y el aprendizaje colaborativo, pero en menor grado para aquellos que enfrentaban ambientes de aula desafiante” (6).

Esos docentes, según TALIS, de mal desempeño, necesitan un programa universal de inducción, que, por supuesto se debe diseñar al amaño de la OCDE, más formación pero sólo en las TIC, un liderazgo que no descansa sobre la autonomía escolar, recursos, nuevas normas y entornos laborales cuyos alcances se pueden prever en la política aplicada de desfinanciación, privatización, de desconocimiento de los derechos de maestros y trabajadores y de educación de pobres para pobres basada en estándares y competencias. Y allí debería encontrarse la satisfacción laboral. TALIS después de anunciar el estudio de la fuerza laboral docente, las condiciones de enseñanza y aprendizaje, y los ambientes escolares ignora la dramática situación de los maestros, el deterioro de la infraestructura escolar, la falta del preescolar de tres grados, la precariedad de la educación rural, lo exigua de la canasta educativa, la farsa de la jornada única

Con TALIS la OCDE no da consejos, impone método, contenido, formación y situación laboral de los docentes ¿Qué resultados nos ha traído su dominación? La formación de los maestros no ha mejorado, por el contrario, las universidades están plagadas de constructivismo y competencias, igual cosa sucede con la escasa formación que dan el MEN y las secretarías de educación, las que además violan la autonomía escolar. Los recursos del SGP disminuyen año tras año mientras las brechas se ensanchan. La capacitación y el acceso a las TIC que se pedía en ese 2018 no se dió y el covid 19 nos cogió sin conectividad, equipos y formación. La atención de los niños con discapacidad ha sido una burla sin nombramientos ni inversiones. La inconformidad de los maestros, dice TALIS, falsificando burdamente, que no tiene que ver con los malos sueldos, las trabas para el ascenso, la inestabilidad, entre otras.

 

(1)  https://www.oecd.org/acerca/

(2)  https://www.portafolio.co/economia/pese-a-desigualdad-paises-de-la-region-en-ocde-suben-bienestar-53888

(3)  TALIS, http://www.oecd.org/education/talis/TALIS2018_CN_COL_es.pdf  , página 13

(4) https://www.google.com.co/search?q=autoeficacia+bandura&ie=UTF-8&oe=UTF-8&hl=es-co&client=safari

(5) https://www.icfes.gov.co/documents/20143/237714/Marco%20de%20referencia%20talis-2018.pdf

(6) https://www.icfes.gov.co/documents/20143/237714/Marco%20de%20referencia%20talis-2018.pdf p.12

 

 

TRIBUNA MAGISTERIAL NACIONAL
Victoria Avendaño Pedrozo, Diogenes Orjuela, Timoteo Romero, Elías Fonseca y Francisco Torres.