27/09/2021

¿Juicios o criterios?

Duberney Gavis Cardona, comunidades.semana.com, octubre 29 de 2010

Las seis W son seis preguntas que en ingles empiezan todas por w: Who (Quién), What (Qué), Where (Dónde), When (Cuándo), Why (Por qué) y How (Cómo) ;). Son como una especie de cartilla Nacho Lee que emplean los periodistas de cualquier parte del mundo para estructurar una noticia. Digamos que pueden variar en su orden dependiendo del tipo de noticia y formato en el que se presente, pero empiezan a ser errados cuando en el manejo de los contenidos se remplazan criterios por juicios; una manera práctica para observarlo es el caso puntual de lo sucedido con Petro y el Polo.

Las seis w del caso Petro:

Quién: Gustavo Petro, ex senador de la república.

Qué: Denuncia de la presunta corrupción en la actual administración de Bogotá

Cuándo: En momentos en que empieza a tener amplia resonancia el tema de la alcaldía de la capital del país.

Dónde: Bogotá D.C.

Por qué: Porque se considera un hombre transparente y porque los hermanos Moreno no lo apoyaron para ser presidente de la colectividad.

Cómo: Presentando un informe que revelaría las pruebas de la corrupción de los Moreno.

- Conclusión: no lograron presentarse elementos de prueba “pero hay indicios”

Las seis w del PDA:

Quién: El partido de la oposición en Colombia

Qué: Defensa del partido

Cuándo: Desde que el establecimiento y Petro los han acusado de no rechazar la guerrilla y ahora de acolitar la corrupción.

Dónde: Bogotá D.C.

Por qué: Porque ha existido un plan sistemático para acabar el partido político que ha permanecido en la oposición desde su creación.

Cómo: Demostrando la combinación entre un “aparato criminal” al servicio del Estado y la cooptación de los miembros más débiles del partido.

- Conclusión: hay un apego a las pruebas reveladas por la fiscalía en el tema de DAS y al desacato público de Petro frente a las instancias y decisiones del partido.

Este corto ejercicio ilustra las diferencias que, siguiendo el esquema básico de las seis W, ha obviado el periodismo colombiano para abordar el presente hecho noticioso, el cual desde luego están en su legítimo derecho de cubrir, pero de manera responsable.

Por supuesto que tal estructura no es la única existente, pero se puede decir que no es precisamente una inventada por los sectores que opinan diferente, y que si se aplica con rigor, insisto, basado en hechos y no en presunciones, puede llevar no sólo a una interpretación más acertada, sino a evitar contribuir con la desinformación masiva. Parte de la responsabilidad de la prensa no es sólo comunicar bien las noticias, sino evitar que otros lo hagan mal.

Luego esta es sólo una manera de llamar la atención de aquellos sectores serios de la opinión pública que en Colombia, no obedecen a ningún auspicio, pero que a juzgar por sus escritos más recientes, están confundiendo aspectos de fondo con asuntos de forma.

Por otro lado, más pendeja sería la zarigüeya si trepa al gallinero mediático de los amigos del Tío Sam y no es por presa que va. No hay que esperar al amanecer para advertirlo.

Cierre: Con picardía han sabido explicar los campesinos estos hechos, “durante muchos meses el doctor Petro cacareó cien huevos y al final puso uno” ¡de gallo ajeno además!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *