31/07/2021

EL MAGISTERIO SE APRESTA A LIBRAR LA BATALLA POR EL PLIEGO NACIONAL DE PETICIONES.

Por: Elías Fonseca Cortina
El próximo 7 de abril el magisterio colombiano a través de su representación sindical Fecode hará la radicación del pliego nacional de peticiones ante el Ministerio de Educación Nacional. Es la segunda ocasión en la cual el magisterio colombiano presenta un pliego de peticiones, después de la expedición del decreto 535 de febrero de 2009. Es necesario recordar que con este decreto el gobierno de Uribe pretendió cumplir con las exigencias y reclamaciones que tanto a nivel nacional como internacional se le hacían por no conceder a los trabajadores estatales organizados en sindicatos el derecho a la negociación colectiva, cuando ya en la mayoría de los países miembros de la OIT desde hace décadas se ha hecho realidad este reconocimiento. En su debido momento el movimiento sindical calificó este decreto como una burla a los trabajadores colombianos y a la comunidad internacional; el principal objetivo del gobierno fue entonces sacar a Colombia de la lista de países violadores de los derechos laborales, propósito que logra con la ayuda del entonces embajador de Colombia en Ginebra ante la OIT, Angelino Garzón.
Al magisterio colombiano le corresponde ganar en la lucha y la movilización el derecho pleno a la negociación colectiva. Este es uno de los objetivos de la presente etapa de negociación que se iniciará en abril, tendrá una duración de 20 días calendario, prorrogables a 40 si así lo consideran las partes. Por tanto, el magisterio entra en una nueva dinámica, y Fecode debe atender de manera adecuada este escenario. La capacidad de lucha, movilización y huelga deben ser puestos a plena prueba en este lapso de tiempo, teniendo como requisito indispensable que el gremio haga suyo el contenido de los 10 puntos del pliego petitorio; esta es la tarea en que nos encontramos. Pero a la par, las direcciones sindicales de Fecode y todas sus filiales deben emprender la tarea de organizar y preparar a nuestros afiliados para defender el pliego hasta con el paro si es necesario.
La tarea no va a ser fácil; los anuncios reiterados de la ministra María Fernanda Campo en las tres reuniones realizadas con Fecode, señalan su empeño en desconocer las peticiones del magisterio en los temas principales que son motivo de reclamo, tales como la privatización de la educación, la negociación salarial, un nuevo estatuto docente y el derecho a la salud de los docentes y sus familias entre otros. A lo anterior se le suma la actitud del presidente Santos de sacar adelante una agenda legislativa totalmente contraria a los intereses de las gentes laboriosas y de la nación tales como la ley de sostenibilidad fiscal, el plan nacional de desarrollo, la reforma a la educación superior, la reforma a las regalías y demás. Como antecedentes negativos para el magisterio y la educación pública tenemos la  promulgación de las políticas educativas de primera infancia, “educación de calidad camino a la prosperidad” y la reforma a la educación superior, con sello común de privatización y degradación de la educación pública. De la misma manera el anuncio de una nueva reforma pensional con el aumento de las edades de pensión a 62 y 65 años para mujeres y hombres respectivamente; y para completar el cuadro, la objeción por parte del presidente de la ley que otorga la pensión gracia a los docentes nacionales vinculados antes de diciembre del 80, son muestras de la naturaleza reaccionaria del actual gobierno, al cual  toca enfrentar en la negociación del pliego de peticiones.
Este nuevo pulso con el gobierno de Juan Manuel Santos lo comienza el magisterio colombiano con la jornada nacional de protesta que se realizará el próximo jueves 7 de abril. La radicación del pliego es  el primer paso. De ahí en adelante la fuerza organizada del magisterio se pondrá a disposición de la tarea principal: defensa del pliego nacional de peticiones. En cada capital de departamento, y en especial en Bogotá, se necesita que miles y miles de maestros salgan a las calles, griten a voz en cuello las consignas de la movilización, levanten las pancartas, pasacalles y banderas, y junto al resto del movimiento sindical y sectores como los estudiantes, los padres de familia, los defensores del derecho a la salud, los lecheros, los ambientalistas  y un sinnúmero de organizaciones sociales, se haga la más grande demostración de rechazo y denuncia de la política santista, que profundiza y agranda los males que aquejan a la nación y el pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *