31/07/2021

EL COVID-19 HACE REALIDAD EL SUEÑO NEOLIBERAL DEL TELETRABAJO

Bogotá D.C., 11 de mayo de 2020, Jhon Alexander Granados Rico, Asamblea Delegados ADE, CEID – FECODE.

A nivel mundial se conoció el caso de Bérgamo (Italia), donde por presión de los empresarios no se declaró el confinamiento de la población y por eso se convirtió en la región donde la pandemia cobro más vidas en Europa. La solución del gobierno italiano fue decretar la cuarentena generalizada para contener la pandemia, de ese modo, el confinamiento de la población se convirtió en una medida sanitaria necesaria, que afecto las tradicionales relaciones laborales en el puesto de trabajo, imponiéndose en algunos sectores de la economía el teletrabajo como alternativa para dar continuidad a la producción de las empresas.

Al respecto, Laura Ripani, de la división de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo – BID, señala que la pandemia impuso “un experimento de teletrabajo a escala mundial”,; que el debate de esta modalidad gira en torno a la flexibilidad, el equilibrio personal – profesional y la productividad, finalmente, que una de las principales lecciones de la cuarentena generalizada es “que muchas personas pueden trabajar de forma remota sin problema con la tecnología existente” (https://bit.ly/2KAs8aP). En este orden de ideas, el Banco Mundial afirma que las TIC pueden ampliar las oportunidades de empleo, siempre y cuando, se hagan reformas que flexibilicen las relaciones laborales dando la posibilidad de contratación a tiempo parcial, en línea y/o por pequeñas tareas, también, propone modificar el marco legal del sistema financiero con el fin de reducir las regulaciones para la circulación del capital facilitando el financiamiento de las empresas y los sistemas de pago de los trabajadores (https://bit.ly/2SAi6uq).

Por eso, el confinamiento presenta una oportunidad de oro a los neoliberales de para avanzar en la eliminación los derechos laborales alcanzados por los trabajadores y de los tradicionales contratos entre la empresa y el empleado, para dar paso a una nueva relación laboral ejercida por un algoritmo. Lo último significa, que será software el encargado de establecer la relación laboral; de dar las instrucciones y liquidar el pago, además, el algoritmo define la continuidad del trabajador mediante la calificación del desempeño laboral basada en la tabulación de las evaluaciones de los clientes, la medición del tiempo empleado en la realización de las labores y la aceptación o rechazo de las tareas.

El BID al teletrabajo ya le acuño un nuevo término, “Smart Working”, que es la modalidad de “trabajar casi en cualquier lugar y en cualquier momento”, lo que implica eliminar todas las regulaciones laborales, de manera que se pueda contratar a un trabajador en cualquier lugar del mundo a través de una app para desarrollar una tarea específica. Sobre esto, la Exministra de trabajo Alicia Arango se refirió, en la entrevista que le realizaron el 2 de febrero del año en curso en Caracol Noticias, dijo que “un ingeniero de sistemas, tu no lo necesitas todo el día, tu lo necesitas dos horas” (https://bit.ly/3fcYWEK).

Se puede afirmar que, el teletrabajo es la forma más elaborada que han diseñado los neoliberales para eliminar todos los derechos laborales de los trabajadores, no es coincidencia que el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno de Iván Duque sienta las bases para generalizar esta modalidad en el sector privado y público, solo falta que lo reglamente mediante una reforma laboral.

Queda claro que, la pandemia le dio la posibilidad al presidente Duque de proponer reformas laborales para “salvar a la economía”, las cuales han recibido el respaldo del sector financiero internacional y de importantes dirigentes de partidos políticos que respaldan la gestión del gobierno nacional. Por eso, el jefe de Cambio Radical, el Exvicepresidente Germán Vargas Lleras escribió el 3 de mayo de este año, en el diario el Tiempo, que “debería pensarse en la reducción de los salarios y la revisión de los contratos de trabajo y las convenciones colectivas, las cuales pueden suspenderse (…) Debería, igualmente, permitirse el salario mínimo por horas (…) flexibilizar los horarios de trabajo (…) eliminar transitoriamente las primas de junio y diciembre (…) suspender las cesantías y los intereses de cesantías (…) en estas épocas de teletrabajo, en eliminar para estos trabajadores los subsidios de transporte y las dotaciones obligatorias” (https://bit.ly/3b5qpou), y para llevar acabo cada una de esas reformas, le aconseja al Gobierno declarar una nueva emergencia económica.

Los hechos son contundentes y no permiten dudas, la política imperialista de los E.E.U.U. ejercida a través de la OCDE, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el BID y del presidente Iván Duque, se aprovecha de la pandemia para realizar la peor reforma laboral de la historia nacional para garantizarle a los dueños del capital financiero sus inmensas ganancias, mediante la reducción de los costos relacionados con el trabajo, acrecentando la explotación de la fuerza laboral. Para ello, los neoliberales maquillan con bondades inexistentes al Teletrabajo para confundir a las y los colombianos con el fin de quitarles los pocos derechos laborales que les queda.

Referencias:

http://documents.worldbank.org/curated/en/290301468340843514/Connecting-to-work-how-information-and-communication-technologies-could-help-expand-employment-opportunities

Coronavirus: un experimento de teletrabajo a escala mundial

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/llego-la-quincena-columna-de-german-vargas-lleras-491034

https://noticias.caracoltv.com/politica/reforma-pensional-no-tocaria-maestros-ni-militares-dice-la-ministra-alicia-arango

https://www.iadb.org/es/trabajo-y-pensiones/el-futuro-del-trabajo-en-america-latina-y-el-caribe-como-garantizar-los

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *