04/08/2021

“REVOLUCIÓN EDUCATIVA”, POLÍTICA DE ESTADO AL SERVICIO DE LAS MULTINACIONALES

La política educativa profundamente regresiva ejecutada por el gobierno de Álvaro Uribe y su ministra de educación Cecilia María Vélez no es una genialidad de esta administración. Es una política de Estado que se ha adoptado en Colombia y otros países de Latinoamérica, bajo influencia de organismos internacionales como United Status Agency for Internacional Development (USAID), Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Mundial, Global Development Research Network, Internacional Association for the Evaluation of Educational Achievement (IEA), Fundación Tinker, Fundación AVINA, GE Foundation, que son, entre otros, los promotores y financiadores del “Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe” (PREAL), que tiene en la “Revolución Educativa” su mejor expresión en Colombia. Inmensos estragos ha causado esta política en la educación pública: hacinamiento de estudiantes en las aulas, aumento de horas clase de los docentes, reducción de los tiempos de receso escolar, sustitución de la formación en conocimientos y saberes por formación en competencias y educación por estándares, imposición de un remedo de estatuto docente que elimina derechos laborales a los docentes nuevos, como estabilidad en el empleo, movilidad en el escalafón, aplicación de evaluación de desempeño para despido, evaluación de competencias para ascenso, persecución a la actividad sindical; imposición del sistema de colegios por concesión, una de las formas preferidas por el gobierno para privatizar la educación. Un objetivo central de la “Revolución Educativa” es poner la educación al servicio de los intereses de las grandes corporaciones que tienen el control de la sociedad en la era de la globalización imperialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *