04/08/2021

La crisis en los contratos de educación no para, se acrecienta más.

Milaxi Herrera R, profesora Etno-educativa Wayuu.

Cuando todo pareciera estar en calma y más cuando la población en general había fijado su vista en el gobierno actual en cuanto a la solución de las necesidades insatisfechas que se  vienen presentando desde hace varios años atrás, en el sector educativo la situación no es más halagadora, debido a la crisis económica que atraviesan en estos momentos las regiones y el país en general. Esto ha hecho que colapse el sistema y se afecte la normalidad de la prestación del servicio en los establecimientos educativos, específicamente en el sector Indígena. Pese a los esfuerzos que ha hecho la  administración municipal de Riohacha por darle celeridad a los pagos de los salarios de los meses de febrero, marzo, junio y ahora el mes de julio, el cual incluye el pago de las primas, no se ha podido tranquilizar al gremio de docentes que vienen desempeñando sus labores pedagógicas a través de la contratación, lo que conocemos como empleo tercerizado, si bien se podía prever que con el recorte de los recursos de regalías y la centralización de los mismos, éste sería uno de los sectores que más se verían afectados,  dado que estos van acompañados de la prestación oportuna del servicio de transporte, que se viene llevando a cabo de manera parcial en algunos establecimientos educativos y se ve más la crisis en el sector indígena, rural y dispersa. Sumado a esto la entrega inoportuna de la alimentación escolar en cada una de las sedes educativas  que suman para el caso especifico de Riohacha, capital del departamento de la Guajira,  unas 100 comunidades. Las cuales en su gran mayoría carecen de infraestructura, pupitres entre una larga lista de necesidades por las cuales atraviesan estos Centros Etnoeducativos.  Se exige y se promueve “calidad en la educación” por parte de los entes territoriales sin prever las condiciones de cada una de las zonas donde se desarrolla dicha actividad, comunidades indígenas, por ejemplo, donde niñas y niños de la etnia Wayuu reciben alimentación una vez al día, la que se brinda en los Aulas comunitarias donde ellos asisten; de allí se desprenden los casos de desnutrición y otras enfermedades que presentan muchas comunidades, lo que afecta la asistencia permanente y oportuna de los alumnos. Esto es una de las situaciones apremiantes que deben enfrentar los docentes que han asumido  la responsabilidad y el compromiso de atender a estos niños, educándolos en los dos idiomas, el propio y el castellano, solo con la motivación y el deseo de enseñar sin barreras. Recordemos que todo esto son consecuencias de las Políticas Neoliberales encarnadas en estos momentos por el Señor Juan Manuel Santos y su ministra de educación María Fernanda Campo, quienes desde que comenzó su gobierno han arremetido contra el magisterio, con sus políticas divisionistas del gremio, con la creciente entrega de la educación pública al sector privado, beneficiando con ello un selecto grupo de parásitos capitalistas y oportunistas que se alimentan de los costosos contratos que provienen de educación. Es por eso que desde 16 de Julio del año en curso más de 200 docentes que laboran en el sector indígena Wayuu,  se mantienen en asamblea permanente, en el parque Almirante Padilla, en espera de  una solución pronta al pago de sus salarios de cuatro meses atrasados, que hasta la fecha no se ven reflejados y frente a lo cual el alcalde de esta ciudad y la ONG unión temporal Wayuu Araurayu-Painwashi, no han podido resolver debido a la crisis financiera que se presenta. Frente  a todo esto los docentes por contratación se mantienen en Pie de lucha y en espera de que el gobierno municipal pueda crear la necesidad de las plazas, para los años venideros y presentarla al Ministerio de Educación Nacional, para que sea el mismo municipio quien los vincule de manera directa y se agote la posibilidad de  seguir siendo vinculados por organizaciones del sector privado, que lo único que han logrado es desmejorar la calidad en la educación; primero por la demora en el inicio de los contratos, posteriormente el no pago oportuno de los salarios de los docentes y administrativos, así como también la falta de dotación de los docentes, entrega de kits escolares a los estudiantes  y la dotación misma de los establecimientos educativos que para su funcionalidad en estos momentos no cuentan ni siquiera con los recursos de gratuidad que año tras año permitía mantener y dotar a las instituciones educativas. SEGUIREMOS EN LA LUCHA, DESDE  LA GUAJIRA, EN BUSCA DE LA CONQUISTA DEL ESTATUTO UNICO DOCENTE, seguiremos acompañando a nuestros compañeros Docentes Tercerizados en la conquista de la vinculación directa en el sector educativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *