27/09/2021

¿AMNESIA COLECTIVA?

Editorial Programa Tribuna Magisterial – Septiembre 5 de 2010

Álvaro Francisco Morales – Director

Un buen número de colombianos pareciera estar sufriendo de amnesia colectiva. Es un fenómeno que se evidenció el 21 de mayo, al día siguiente de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales y se acentuó luego del 7 de agosto, cuando el nuevo gobierno comenzó a ejercer sus funciones. Si bien es cierto este mal debieron padecerlo muchos de los que depositaron su voto por Juan Manuel Santos tanto en la primera como en la segunda vuelta, la verdad es que los más afectados por la enfermedad son precisamente quienes no votaron por el candidato del uribismo e hicieron la más radical oposición a su campaña. Al fin y al cabo la amnesia de los primeros puede tener su explicación en el hecho de haber sido beneficiados con alguno de los muchos programas asistencialistas que caracterizaron al régimen uribista y que les permitió paliar su miseria con las migajas provenientes del erario público. Pero la amnesia de los segundos no tiene explicación porque la padecen quienes antes del 30 de mayo anunciaban que el país entraría en una verdadera hecatombe si se elegía a Santos, el continuista heredero de Uribe, poseedor de un voluminoso prontuario del que destacaban el hecho de haber ejercido como ministro de Defensa por la época en que se destapó el escándalo de los falsos positivos, y al cual era menester enfrentar uniendo a todos los demás candidatos en un solo frente, así para ello fuera necesario votar por Vargas Lleras, Nohemí Sanín, también autoproclamados herederos de Uribe. Dentro del Polo se creó por entonces una corriente que llamaba a respaldar al candidato de los verdes, aun a costa de desobedecer el mandato de la consulta partidaria que había elegido a Gustavo Petro como el candidato oficial. Esta corriente creció después de la primera vuelta, nutriéndose con llamados de dirigentes polistas, incluido el mismo Petro, a apoyar el candidato verde; todos los que dentro del Polo y fuera de él llamaron a votar por Mockus sin ser miembros de su partido, es bueno recordarlo, lo hicieron con el argumento de que era necesario atajar a Santos, quien antes del 20 de mayo era una especie de demonio. Pues bien, la amnesia colectiva consiste en creer que ya Santos no es el demonio uribista al que durante la campaña era necesario atajar a como diera lugar y que ahora, como dice el Senador Robledo, está convertido en San Santos. Desapareció, como por arte de magia, su historial de ministro de Comercio de César Gaviria, el iniciador de la era neoliberal en Colombia, ministro de Hacienda de Andrés Pastrana, con todo y su entrega de la economía del país a los mandatos del Fondo Monetario Internacional, su contrarreforma educativa y su apego al Plan Colombia; ministro de defensa de Uribe, en la era de la seguridad democrática y la confianza inversionista. Desapareció su carácter de miembro destacado de la más rancia oligarquía bogotana. Esta amnesia impide a quienes la padecen recordar o al menos leer el programa de 110 puntos con el que se hizo elegir Santos, impide ver y reconocer que tiene un equipo ministerial compuesto por destacadas figuras de la cúpula neoliberal, al que por tal circunstancia muchos llaman ya la “Selección Colombia neoliberal” Esta es una rara amnesia que no sólo opera sobre el pasado sino también sobre el presente, porque borra de un plumazo la capacidad de entender el real contenido de los proyectos que Santos y su gabinete están llevando al Congreso para empezar a concretar su programa de gobierno, todos ellos, sin excepción, dirigidos no sólo a continuar, sino a profundizar la esencia del modelo neoliberal del más puro uribismo, es decir, su contenido económico y social o, diríamos mejor, antisocial.

¿No es acaso fruto de esta rara amnesia la propuesta de algunos polistas de hacer frente al gobierno de Santos lo que han llamado “oposición propositiva y dialogante” que consiste en “apoyar lo bueno y criticar lo malo”, porque ven venir “profundas transformaciones” y hasta creen que el nuevo gobierno está dispuesto a ejecutar puntos del programa del Polo? Nosotros hacemos un llamado fraterno y cordial a quienes están sufriendo de esta amnesia a que hagan un esfuerzo por recuperar la memoria del pasado y sobre todo del presente, para que en el futuro no tengan que lamentar que el gobierno santista profundice la grave situación del pueblo colombiano con su asentimiento y complacencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *