VIVA EL PRIMERO DE MAYO VIVA LA LUCHA CONTRA EL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO DE DUQUE

VIVA EL PRIMERO DE MAYO VIVA LA LUCHA CONTRA EL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO DE DUQUE

 

Tribuna Magisterial Nacional, Bogotá D.C., 30 de abril 2019

Al conmemorar la gloriosa lucha de los trabajadores de Chicago, compendio, con otras gestas, del batallar histórico de la clase obrera, los trabajadores del mundo se enfrentan al redoblamiento de la explotación del imperialismo norteamericano, la violación de la soberanía nacional, la agresión militar y económica, la destrucción de los aparatos productivos de sus naciones  y la conculcación de los derechos conquistados en decenios de lucha.

En Colombia, el Plan Nacional de Desarrollo, impuesto por medio de las agencias internacionales, principalmente la OCDE, y acogido con la más rodillona actitud por el Gobierno Duque está al servicio del saqueo perpetrado por el capital financiero y las multinacionales y en contra del desarrollo del país y del bienestar de sus habitantes. Se practican arbitrarias reformas pensional, tributaria y laboral. El Plan es un entramado de negocios para un puñado de empresas que profundiza la dominación de Estados Unidos y el atraso y la pobreza para la inmensa mayoría de los colombianos, trabajadores, estudiantes, indígenas, empresarios nacionales, quienes han salido masivamente a protestar protagonizando grandes y prolongados paros. El Artículo que permitiría volver a Colpensiones fue retirado para no afectar las inmensas ganancias que hacen los Fondos  Privados al despojar a sus afiliados.

La educación es sometida a una infame contrarreforma sin ningún debate académico y a pupitrazo limpio, con la cual se profundiza la imposición de las competencias y con ellas el adiestramiento en lugar del acceso al conocimiento. Las competencias son la negación de la realidad objetiva y de la ciencia. Se interviene la educación media violando su autonomía al entregarle los currículos a un “ecosistema” de empresarios, académicos y burócratas. Se establece un sistema nacional de cualificación para “alinear” la educación y la formación a la conveniencia de las grandes empresas.

En el marco plurianual se presupuestan 135 billones de recursos públicos para la educación en el cuatrenio, un promedio anual de 33,75 billones, inferior en varios billones a los 41,4 de este año. Y aparecen 80 billones de recursos privados, de cuyo origen e inversión el Gobierno no ha querido informar, lo cual indica graves intenciones contra la educación pública.

Se le dan al presidente facultades extraordinarias para modificar el sistema de monitoreo y control del SGP con el objetivo de reducir los recursos. Se establece una evaluación fruto de la integración de las evaluaciones externas de los estudiantes, de la evaluación de los profesores y de la autoevaluación institutional, la cual va encaminada contra la estabilidad laboral del magisterio.

Se atenta contra el Fondo de Prestaciones Sociales del Magisterio, se le da un largo plazo de 30 meses al Gobierno para pagar las demandas por la mora en la cancelación de las cesantías. Se fortalece, pese a los escandalosos y turbios negocios, el Fondo de Infraestructura Educativa, cuyos contratistas tumbaron decenas de colegios y no los reconstruyeron. Se mantienen vigentes en el Fondo las Asociaciones Público Privadas, la séptima forma de privatización con que cuenta el Gobierno. Las graves falencias en la atención de los niños con necesidades especiales se eternizan con la demagogia del decreto 1421.

A los problemas que genera el PND para Colombia, la educación y el magisterio, se suma la crisis de los servicios de salud, ante la cual el Gobierno mantiene una inexcusable actitud de espectador dejando que la Vida y la salud de los maestros y sus familias sean negadas. Viene el Gobierno descaradamente violando los acuerdos de 2015 y la normatividad que se acordó para el ascenso y la educación con la ECDF, con el propósito de impedir que los maestros mejoren sus condiciones laborales. En las mesas de negociación estatal y de Fecode se escenifica la posición gubernamental contra los trabajadores, la educación pública y los educadores.

Rechazamos las objeciones de Duque a la JEP, esperamos que el Congreso las hunda y exigimos que se cumplan los acuerdos. Colombia necesita que se aclimate la paz y que cesen los asesinatos contra los líderes sociales.

Corresponde al magisterio colombiano mantener en alto sus banderas de lucha, defender con las herramientas del paro y la movilización sus derechos y reivindicaciones y oponerse consecuentemente al Gobierno Duque.

TRIBUNA MAGISTERIAL NACIONAL

Luisa Fernanda Ospina, Diógenes Orjuela, Victoria Avendaño, Elías Fonseca, Francisco Torres, Timoteo Romero, Victoria Forero, Luis Alberto Mendoza, Winston Petro y Medardo Hernández.