RECHAZAMOS EL REGRESO A LA EDUCACIÓN PRESENCIAL CON LA ALTERNANCIA DE DUQUE

RECHAZAMOS EL REGRESO A LA EDUCACIÓN PRESENCIAL CON LA ALTERNANCIA DE DUQUE

Bogotá D.C., 18 de Junio de 2020, Tribuna Magisterial Nacional.

Una mayoría aplastante de padres de familia, profesores, expertos, intelectuales y ciudadanos le ha dado un no categórico al gobierno nacional en su política de regresar a clases presenciales a partir de 1° de agosto bajo la modalidad de la alternancia. Pese a ello la ministra tercamente sigue impulsando decisiones que ponen en gran peligro a la comunidad.

El motivo de esa política es poner los intereses económicos del capital financiero por encima de la vida de las personas. Muy diciente es la costumbre de poner de ministro de educación a personas que no son educadores, como sucede con la doctora María Victoria Ángulo, que es economista.

En informe de 18 de junio el Ministerio de Salud confirmó 60.217 personas contagiadas, 3.171 casos nuevos, 86 fallecidos para un total de 1.950, mientras que 22.680 pacientes se han recuperado. Ahora bien, el mismo Gobierno ha dicho que para los primeros días de agosto el país llegará posiblemente el pico de la pandemia, al mismo tiempo que comenzaría el regreso a los colegios. En “un informe del Ministerio de Salud, entregado por la Presidencia de la República a la Corte Constitucional sobre la situación y los efectos del coronavirus en el país, proyecta que al 31 de diciembre de este año habrá 41.622 personas muertas por la COVID-19 (https://www.lafm.com.co/colombia/en-colombia-habra-41622-muertos-por-covid-19-al-finalizar-ano-gobierno)

O a Duque y su gobierno no le importa la vida de la comunidad educativa y de los colombianos en general o le mintió descaradamente a la Corte Constitucional. Y ambas posibilidades son muy graves.

No se adelanta por parte del Gobierno ningún programa para mejorar las condiciones sanitarias y de infraestructura de escuelas y colegios donde son tan deplorables y ni siquiera cumplen con las condiciones en tiempos normales, mucho menos en esta pandemia. En educación, lo mismo que en el resto de sectores, el gobierno es generoso con los bancos y miserable con la salud, la producción y el empleo nacionales y las ayudas para los hogares pobres.

El Gobierno Nacional delegó en los municipios y departamentos y en los gobiernos escolares la definición de la fecha del comienzo de la asistencia a las instituciones educativas, en una olímpica lavada de manos sobre las consecuencias que tenga la decisión que ha venido impulsando frenéticamente. Al mismo tiempo impone métodos y contenidos pasando por encima de la autonomía escolar en el estilo despótico que tanto le gusta a Duque.

En la virtualidad los docentes están trabajando hasta doce horas diarias atendiendo a los estudiantes en internet, WhatsApp y guías físicas, además de un elevado número de reuniones virtuales y otras exigencias absurdas. Si a eso se le suman ahora seis horas presenciales en la institución educativa nos encontraremos en la más salvaje explotación laboral y la violación de todas las normas al respecto, especialmente la jornada de trabajo, tal como se está viviendo en muchos sectores, aprovechándose con desbocado oportunismo de la pandemia para sus propósitos contra la educación y los educadores. Los docentes y administrativos mayores de 60 años y menores de esa edad con comorbilidades quedarán segregados, lo que sin duda va a afectarlos de diversas maneras. Hay educadores que no conocen su situación médica por la negligencia de las empresas prestadoras de salud, que debe vigilar el gobierno, particularmente la Ministra de Educación, las cuales, además, suspendieron los programas de atención a hipertensos, diabéticos y otras enfermedades que deben estar controladas.

Varios países como China y Corea del Sur, que tenían aparentemente controlada la pandemia, han vuelto al confinamiento, en otros los niños han regresado a sus casas. Científicos de la Universidad de Granada han pedido «más rigor» en la planificación de la vuelta a los colegios en septiembre ya que, según un estudio sobre las relaciones sin mascarillas ni distancia suficiente, un grupo de 20 niños de una clase de infantil tendría contacto con más de 800 personas en dos días.

Es temerario decir que se puede mantener la distancia social y el tapabocas toda la jornada académica con niños desde los cinco hasta los diecisiete años, que se va a hacer el lavado continuo de las manos donde no hay agua, que el transporte va a funcionar de acuerdo a los protocolos cuando se ha prestado siempre en el más terrible hacinamiento y que las instituciones educativas cumplen con los parámetros exigidos cuando el gobierno las mantiene abandonadas a tal punto que ni siquiera cumplen con las normas de ICONTEC de áreas de salones, pasillos, zonas de recreo y áreas administrativas.

El Gobierno convirtió en un vendaval de disposiciones las facultades extraordinarias expedidas durante la pandemia: seis decretos, tres resoluciones, diecisiete directivas, dos resoluciones del PAE, 3 circulares, acciones y estrategias. Se legisló arbitrariamente sobre el ICETEX, el PAE, calendario académico, salubridad, se suspendieron los términos para convalidar títulos obtenidos en el exterior, se expidieron orientaciones que son una verdadera política de minuciosa intervención contra la autonomía de las instituciones y la libertad de cátedra con un alud de materiales pedagógicos, se sujetó aún más la formación docente al PTA, cuando la ley establece a las universidades para ese fin. En cambio los recursos son absolutamente insuficientes.

La decisión del Gobierno Nacional de imponer la alternancia debe ser derrotada con la unidad de la comunidad. La política de Duque y la ministra ponen en peligro a estudiantes, padres de familia y profesores. Exigimos que se respete al magisterio cuyo representante es FECODE y que el Gobierno cumpla con los acuerdos suscritos con la federación.

Tribuna Magisterial

Victoria Avendaño Pedrozo, Diogenes Orjuela, Luisa Fernanda Ospina, Elías Fonseca y Francisco Torres.