John Granados. CEID – FECODE.

Desde que se inició el proceso de apertura económica y la firmas de los TLC, en nuestro país se ha presentado un desmonte paulatino de la producción y de la industria nacional, proceso sustentado sobre la tesis neoliberal de que el libre mercado equilibraría la economía internacional, para que el país emplee eficientemente todos sus recursos en los procesos productivos. Los resultados de esta política en cifras no son nada alentadores, según datos del DANE las exportaciones en el año 2010 correspondieron a 39.713 millones de dólares y las importaciones a 38.154 millones de dólares, mientras que en el año 2015 las exportaciones significaron un ingreso nacional de 35.691 millones de dólares y las importaciones ascendieron a 51.598 millones de dólares, dejando un saldo negativo en la balanza comercial de 15.907 millones de dólares.

Observando los resultados de la industria manufacturera, se encuentra que para el año 1990 representaba el 20,6% del PIB nacional, para el año 2012 este sector de la economía le aporto al PIB 13% , la ANDI reconoce que al finalizar el 2015 el crecimiento del PIB industrial fue nulo. Este mismo gremio señala que los bienes catalogados de alta tecnología tienen un comportamiento negativo al finalizar el año. Los subsectores de la industria manufacturera más damnificados de la política neoliberal son: Partes, piezas y accesorias para vehículos (-28,2%), Vehículos automotores y sus motores (-6,8%), Aparatos y equipo eléctrico (-3.1%), Básicas de hierro y acero (-2,7%), Jabones, detergentes, preparados para limpiar y pulir; perfumes (-3,7%), Refinación de petróleo, mezcla de combustibles y coquización (-6,2%) e Hilatura, tejeduría y acabado de productos textiles (-4,8%).

Los subsectores mencionados tienen como característica ser intensivos en el empleo de mano de obra altamente calificada en la producción, esto quiere decir que los trabajadores, ya sean profesionales o técnicos, deben tener altos conocimientos en matemáticas, física y química, también deben conocer los medios, procesos y técnicas de producción, además en estas industrias tienen un altísimo impacto los nuevos desarrollos en el campo de la tecnología. Otra característica de estos subsectores es la alta generación valor agregado, lo que exige a las empresas y trabajadores desarrollar procesos de investigación e innovación para producir mejores y nuevos bienes de consumo. Por lo anterior es alarmante para la educación la desaceleración económica de estos subsectores, dado que esto impacta directamente en los indicies de empleo y por ende en las preferencias de formación de los jóvenes colombianos.

No es coincidencia que Colombia tenga bajísimos resultados internacionales en matemáticas y ciencias, también que los porcentajes de las personas entre 25 y 34 años que han alcanzado estudios de educación superior sea del 26% de un promedio internacional del 41% y que las tasas de desempleo de la misma población con niveles en educación media, postsecundaria no universitaria (11%) y superior (10,5%) sean más altos que él de personas con niveles educativos por debajo de la educación media (8,6%) (OCDE, 2016).

Otro aspecto que le aporta al análisis, son los datos de la matrícula en educación superior suministrados por el Ministerio de Educación Nacional, según la entidad la matricula en el año 2015 fue de 4`580.485 estudiantes, de los cuales optaron 1`771.825 (38%) por carreras afines a las ciencias económicas, derecho, administración y contaduría, por ingenierías tales como; metalúrgica, sistemas, eléctrica, industrial, mecánica y afines se matricularon 811.165 (17%) estudiantes y por ciencias básicas como matemáticas, física, química, física, biología y afines tan solo hay matriculados 71.729 (1,5%) estudiantes.

Los anteriores datos son consecuentes con el modelo económico del país basado en la explotación de materias primas y la intermediación financiera, en primera instancia las altas tasas de desempleo se relacionan con el abandono de la industria manufacturara que se caracteriza por una alta intensidad en mano de obra y que un grupo reducido de programas de educación superior enfocados al sector financiero agrupe el 38% de la matrícula.

Otro aspecto que cabe resaltar, es que el amplio grupo de ingenierías, matemáticas y ciencias básicas no alcanzan al 20% de la matrícula, estos programas de educación superior son los exigidos por la industria manufacturera, además por las características académicas son los que más apalancan el desarrollo científico, tecnológico y técnico del país, aspecto que dentro de la política del gobierno de Juan Manuel Santos no es de importancia, evidencia de ello son los recortes presupuestarios a COLCIENCIAS, a la universidad pública que es la que más aporta en investigación en el país y la continua sustitución de bienes catalogados de alta tecnología fabricados en Colombia por importados.

Por eso no es de extrañar que Juan Manuel Santos y Gina Parody hayan diseñado una política educativa que estanca la calidad y que la presenten con la mentirosa caratula de “Colombia la más Educada”. La promulgación de los Derechos Básicos de Aprendizaje, la expedición de decretos como; el 2450 de 2015 que exige adecuar los programas de licenciatura a las características de las pruebas PISA (estas pruebas no miden conocimientos, sino aprendizajes para la vida), el 490 de 2016 que acaba con las funciones académicas disciplinares de los docentes al incluir la figura de docentes líderes de apoyo, el 501 de 2016 el cual exige a los colegios adecuar sus currículos a las exigencias de las pruebas estandarizadas nacionales y PISA, y finalmente, el decreto 915 de 2016 que centra el interés de los exámenes de ingreso a la carrera docente en aspectos comportamentales y no en los conocimientos disciplinares de los aspirantes.

Por lo anterior le exigimos Presidente Juan Manuel Santos que no le mienta al país con la demagogia de “Colombia la más educada”.

Fuentes:

OCDE. (2016). Revisión de políticas nacionales de educación. La educación en Colombia. Bogotá D.C. OCDE & MEN

http://www.andi.com.co/Documents/Balance2015/ANDI%20-%20Balance%202015%20y%20Perspectivas%202016F.compressed.pdf

https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/comercio-internacional/balanza-comercial

http://www.dinero.com/economia/articulo/pib-de-2015-en-colombia-crecimiento-de-la-economia-fue-de-31/221260

http://www.elespectador.com/noticias/economia/evolucion-economica-colombiana-articulo-516666

http://www.mineducacion.gov.co/sistemasdeinformacion/1735/w3-article-212400.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *