Tribuna Magisterial, Bogotá D.C., 2 de mayo de 2018.

El comité ejecutivo de FECODE acogiendo lo definido por la Junta Nacional el miércoles 21 de marzo, determinó convocar el paro de 48 horas para los días 9 y 10 de mayo del presente año con los siguientes objetivos

  1. Por una financiación de la educación pública con una reforma constitucional.
  2. Contra una Jornada Única desfinanciada impuesta, que viola la autonomía escolar.
  3. Por la defensa del derecho al ascenso de los compañeros del 1278.
  4. Por la aplicación del decreto 1655 de seguridad en el trabajo y la modificación de las tablas de incapacidad.
  5. Contra el incumplimiento de los contratos de salud por parte del gobierno, la fiduprevisora y los prestadores del servicio de salud al magisterio Colombiano y sus beneficiarios.

Pretende el Gobierno imponer una reforma a la Ley 715 con la cual viola el acuerdo, agrava la desfinanciación, empeora los criterios de distribución con criterios neoliberales de eficiencia como el índice sintético de calidad y las relaciones técnicas, niega el derecho a la educación a millones de niños, convierte la jornada única en demagogia que no garantiza las condiciones para su desarrollo, mantiene el hacinamiento y el deplorable estado físico y de dotación de colegios y escuelas con estudiantes sin alimentación ni transporte, disminuye la planta de personal y congela los ascensos. Y, como si fuera poco, por medio de un orangután busca acabar con el Fondo de Prestaciones Sociales del Magisterio con la vieja trampa de la “libertad de elección” usada en 1993 con la Ley 100.

No convocó el Ministerio, no obstante los reiterados requerimientos de FECODE, el proceso de ascensos en el año 2017, contraviniendo el acuerdo de 2015 y el decreto 1657 que establecen taxativamente que por lo menos una vez al año se debe realizar la evaluación con carácter diagnostico formativo, sino que por el contrario publicó en su página un cronograma que va prácticamente hasta 2020 y no aceptó la propuesta de FECODE de realizarlo en 2018. Ofrece como otra vía el regreso al examen escrito, que sería el control completo del MEN con consecuencias funestas. En cualquiera de los dos casos se trata de impedir que los maestros asciendan tal como lo hicieron en las dos primeras cohortes de la ECDF.

Viola Santos todas las normas y derechos fundamentales al mantener a los maestros como los únicos trabajadores que no tenemos seguridad y salud en el trabajo al no aplicar el decreto 1655 pese a que la Ley se lo exige y la Procuraduría lo ha conminado a hacerlo. Dilata la modificación de las tablas de incapacidad con lo que impide el otorgamiento de pensiones de invalidez o las reduce al salario mínimo. Y es igualmente responsable de la catástrofe de los servicios médicos que cada día empeoran ante su alcahueta complacencia. En esto no puede ser casual la coincidencia entre el calculado empeoramiento de los servicios de salud y la intención de destruir el régimen especial con la táctica de desprestigio usada para acabar con el Instituto de Seguros Sociales e imponer los fondos privados y las Eps.

La Jornada Única se sigue implementando sin que se cumplan con los requisitos previos de infraestructura, alimentación, servicios públicos y docentes y se respeten la autonomía y el gobierno escolares.  El programa de alimentación escolar, sacudido por sonados casos de corrupción, está sin financiación. No acepta el Gobierno modificar el decreto 2105 que contiene aspectos violatorios de los derechos del magisterio.

 

¡9 y 10 de mayo Paro Nacional del Magisterio!

¡Viva el paro nacional de 48 horas!
¡Abajo el Gobierno de Santos!

TRIBUNA MAGISTERIAL
Elías Fonseca Cortina
Diógenes Orjuela
Winston Petro
Victoria Avendaño
Luis Alberto Mendoza
Medardo Hernandez
Francisco Torres
Timoteo Romero

Un pensamiento en “POR FINANCIACIÓN, ASCENSOS Y SALUD Y EL CUMPLIMIENTO DE LOS ACUERDOS VIVA EL PARO NACIONAL DE 48 HORAS 9 y 10 DE MAYO EL MAGISTERIO A LA CALLE”

  1. Que pesar que el presidente Santos le haya imcumplido al Magisterio, cuando el magisterio en su mayoría lo apoyo. Como Judas.

    .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *