MARÍA ANTONIETA CANO – Directiva de la ADE

MARÍA ANTONIETA CANO – Directiva de la ADE

TRIBUNA MAGISTERIAL Y LA CRISIS DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA
-Análisis-
   1. El neoliberalismo lesionó la educación e hizo un país más desigual.
     Desde hace más de 25 años, Tribuna Magisterial ha estado luchando por la defensa de la educación pública y por los derechos de los educadores, objetivos más obligantes aún
     luego de la imposición, a comienzos de los noventas, del modelo neoliberal en todos los órdenes de la vida nacional. El neoliberalismo ha aumentado la desigualdad, al punto que Colombia es el país más inequitativo en América Latina y el cuarto en el mundo. Mucho tienen que ver con esto las dos reformas constitucionales que, en 2001 y 2004, le quitaron recursos a la educación por más de veinte billones de pesos en la última década,  originando, de hecho,  una nociva contrarreforma administrativa-financiera, laboral y curricular en el sector.
     Punto central de esa contrarreforma fue la alteración de los contenidos, sustituyendo la educación dirigida a proporcionar a los estudiantes los conocimientos más avanzados, por una educación basada en tres o cuatro competencias, evaluada con estándares nacionales e internacionales, relacionadas con las necesidades de mano de obra barata de los monopolios y multinacionales que se lucran de los Tratados de Libre Comercio. Por la misma razón se han desechado otras áreas que hacen parte de la formación integral de los estudiantes. Para alcanzar este fin se arrasó  con la autonomía escolar prescrita  en la Ley 115 de 1994.
     La ley 715 ajustó el sistema educativo a la reducción de los recursos, generalizando la municipalización y ampliando el camino de la privatización, y la 812 de 2003 suprimió el régimen especial de pensiones para los nuevos docentes, dejándolos en el régimen general de la ley 100. Así mismo, decretos como el 1278 de 2002,  han infringido lesiones enormes a las condiciones laborales de las nuevas generaciones del magisterio, arrasando con la estabilidad laboral conquistada en 1979 con el 2277 e imponiendo un escalafón casi imposible de transitar, como demuestran las pruebas respectivas que  excluyeron del derecho de ascenso a más del 85% de los aspirantes.
2. La política educativa de Santos, fase superior en la contrarreforma educativa neoliberal
    El Plan Nacional de Desarrollo  del gobierno actual ha decretado y emprendido una serie de políticas que agravan el deterioro del sector educativo nacional. Un resumen de las principales es el siguiente:
·     Aplicando recomendaciones del Banco Mundial, se elimina el Preescolar atendido por el Estado para entregarlo, dentro del limitado marco de la Atención Integral a la Primera Infancia, a alianzas público-privadas, para que, con recursos del Estado, los particulares conviertan en negocio dicho servicio estatal.  
·    Imposición de un currículo básico, por ahora en los colegios con baja evaluación, que podría  ser  implantado obligatoriamente en todas las instituciones educativas.
·      Plantelización de los recursos de gratuidad y calidad, como inicio  de la plantelización de todos los recursos que el gobierno central gira a las entidades territoriales a través del Sistema General de Participaciones.
·        Aumento arbitrario de la jornada laboral en los centros educativos y entrega de facultades a los rectores para ejercer control policivo y asfixiante sobre las actividades del magisterio, lo cual incluye la posibilidad de negar permisos laborales, para lo cual se expidió la Directiva Ministerial 02 de 2012.
·        Continuación del sistema de colegios por concesión, los bancos de oferentes, los convenios y becas estatales en colegios privados,  y de otras formas básicas de privatización.
·         La abierta intención de acabar el régimen especial de salud y pensiones del gremio, estrangulando financieramente el Fondo Prestacional del Magisterio.
3.  El Distrito está en consonancia con la regresiva política educativa de Santos.
      El Plan de Desarrollo Distrital, del alcalde Gustavo Petro, en el sector educativo no sólo comparte algunas de las medidas del gobierno nacional,  sino que adelanta algunas de su propia cosecha que agravan los quebrantos de la educación pública. 
·      En Preescolar plantea unas casas adecuadas a jardines infantiles, atendidas por “cuidadoras y cuidadores”, en línea con el proyecto santista.
·       En cuanto a la jornada escolar, adopta una ocurrencia: la “Jornada Extendida”, en la cual los estudiantes migran a parques, sedes culturales, museos, entre otros. Se toma el camino de la improvisación y la insuficiencia, se trata de “encontrarle la comba al palo” a la falta de infraestructura, desvirtuando los verdaderos fines de la doble jornada, trastocándola por una de 40 horas efectivas semanales, donde ni siquiera están claras las condiciones para los maestros incorporados.
·      El grado 12, introducido “con bombos y platillos” y que ya existe en muchos colegios privados, se deforma en dos sentidos; uno, en la orientación hacia la instrucción de mano de obra, en el contexto de la división del trabajo de los TLC, y el otro, haciéndolo pasar como parte de la educación superior. Así concebido, el grado 12 es un fraude a las aspiraciones de muchos jóvenes a una educación universitaria de calidad y alto nivel. Es “un gato por liebre”.
·   Las alianzas público-privadas son, en el Plan Distrital, mecanismos de cofinanciación de inversiones de carácter estratégico, intensificando la gestión educativa conjunta con el sector privado. Coincide con el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, en el programa “Primero lo Primero”, mediante el cual, fundaciones de grupos económicos, toman control sobre espacios del sistema educativo a favor de sus intereses.
LA EDUCACIÓN DEMOCRÁTICA Y CIENTÍFICA ES NUESTRA TAREA- Propuesta-

La consigna “La educación democrática y científica es nuestra tarea”, es el llamamiento que Tribuna Magisterial hace para rescatarla del formato neoliberal, de privatización y de negocio,  y resistir con el magisterio, con los estudiantes y con la comunidad educativa, desde la escuela y la movilización, las iniciativas – nacionales y distritales- que lesionan aún más el sector educativo y sobre todo su sistema público.
La educación democrática y científica es nuestra tarea, es deslindarla de las imposiciones que se hacen desde instituciones como el BID, el FMI- que implantó la reforma a las transferencias, y el Banco Mundial e inspirarse, a contramano, en las necesidades más sentidas de la sociedad. Exigir, en el caso de Bogotá, al Distrito la garantía de la gratuidad plena desde los tres grados de preescolar, grado once y educación superior, con alimentación, transporte, textos básicos y uniformes para el estudiantado. Es decir, antes que retroceder, avanzar todavía más en el cumplimiento cabal del derecho universal.  
La educación democrática y científica es nuestra tarea, es contender por la mejora de la calidad educativa exigiendo un esfuerzo financiero y logístico para establecer, en forma progresiva, en un Plan Decenal serio, consistente y debidamente concertado con el magisterio, la jornada única en todos los grados del sistema educativo de la ciudad.
La educación democrática y científica es nuestra tarea, es defender la autonomía escolar en las instituciones educativas; requerir una dotación permanente y adecuada para ellas; promover la construcción de plantas físicas de la más alta calidad para el desarrollo de las actividades de enseñanza, cultura, deporte, educación física y demás, rechazando cualquier forma, abierta o disfrazada, de privatización, en especial las alianzas Público-Privadas.
La educación democrática y científica es nuestra tarea, es implantar una educación  que  en el nivel básico primario desarrolle el aprendizaje del lenguaje; la capacidad de abstracción; la formación del espíritu científico; la localización geográfica en el mundo; la comprensión de las leyes de la naturaleza; una noción de la historia y una iniciación en la aplicación de la teoría a la práctica.
La educación democrática y científica es nuestra tarea, es  tener como meta en  los niveles secundario y medio el perfeccionamiento de los objetivos de la educación básica primaria; el avance en el discernimiento de principios científicos más avanzados; el logro de una visión amplia de la historia y de la sociedad; la adquisición de destrezas para el trabajo.  
La educación democrática y científica es nuestra tarea es impulsar del bilingüismo en la educación pública a partir de la formación de los profesores; la mejora sustancial de las condiciones de trabajo de los maestros, y la extensión de sus posibilidades de progreso académico y metodológico; el equipamiento  de  instrumentos adecuados para el cumplimiento de su labor educativa; el aumento de las facilidades y contenidos por Internet que ayuden en la calidad educativa.
La educación democrática y científica es nuestra tarea es hacer de la educación un derecho, lo que exige tanto una adecuada y suficiente financiación como maestros con un régimen laboral justo, con todas las garantías para el apropiado ejercicio de la profesión docente. Ese régimen se debe plasmar, en justicia y equidad, en el estatuto docente único. El derecho total a la educación debe manifestarse en últimas en un sistema que educa para la vida, que forma, por encima de todo, seres humanos íntegros. 
La educación democrática y científica es nuestra tarea hace parte de la construcción de Colombia como una nación soberana, democrática y en paz; de superar la desigualdad, de eliminar la pobreza y de enfrentar los planes y programas que hoy impiden ese propósito, de remover el neoliberalismo y el libre comercio, las privatizaciones y la condición neocolonial que nos oprime.

-PROGRAMA DE ACCIÓN PARA LA ADE-

·    Impulso a las tareas encaminadas a desarrollar el del Referendo Constitucional por el Derecho Fundamental a la Educación propuesto por FECODE
·  Lucha contra la descentralización de los recursos del Sistema General de Participaciones, la entrega directa de las transferencias a los planteles educativos, la plantelización de la educación, el camino más expedito hacia la privatización definitiva de la educación pública, que plantea el PND
·    Oposición a las “alternativas de participación público-privadas en el desarrollo de infraestructura, la prestación de servicios y otras actividades pertinentes para el desarrollo y consolidación de la estrategia de atención integral a la primera infancia”, lo que en otras palabras quiere decir privatización de la atención de los niños entre 0 y 6 años, también incluida en el PND
·    Rechazo a la contratación con el sector privado para la prestación del servicio educativo y entrega de responsabilidades financieras a las entidades territoriales certificadas, como lo señalan la ley 1294, el decreto 2355 y el PND  
·   Oposición a la llamada “racionalización de las plantas de personal” (léase recorte de los empleos docentes), contenida en el PND
·   Respaldo al trabajo que liderará FECODE en la comisión tripartita donde se discutirá la propuesta de un Proyecto de Ley del Estatuto Único de la Profesión Docente, partiendo de la derogatoria del 1278 y la defensa de la profesión docente.
·     Defensa del régimen prestacional especial, contemplado en la ley 91 de 1989,  y confrontación de la nueva reforma pensional anunciada por el gobierno nacional.
·  Defensa de la jornada laboral de los docentes de 30 horas semanales de permanencia en las instituciones, incluido el descanso, con 22 períodos de clase en secundaria y en contra de la directiva ministerial 02 de 2012.
·     Oposición al currículo único impuesto por el MEN a los planteles educativos con resultados inferiores en las pruebas SABER.
·     Defensa de la autonomía escolar conquistada por el magisterio tras la lucha de 1993 que culminó con una Ley General de Educación, cuyos rasgos principales fueron concertados entre el MEN y FECODE.
·    Defensa del preescolar de tres años ordenado por la Ley General de Educación y rechazo a la denominada Atención Integral a la Primera Infancia, un programa que impulsa la focalización de la atención del Estado a niños en edades entre la gestación y los cinco años y once meses, en el cual la educación es apenas un componente marginal.
·   Defensa del régimen especial de salud de los docentes, con la exigencia de financiación adecuada y auditorías para el cumplimiento de un servicio de salud con calidad y oportunidad
·  Lucha por la conquista del derecho de negociación colectiva, exigiendo al gobierno nacional atención a los pliegos de FECODE y al gobierno distrital atención a los pliegos de la ADE.

MARÍA ANTONIETA CANO REPRESENTA A TRIBUNA MAGISTERIAL EN LA   JUNTA DIRECTIVA DE LA ADE

1. Quién es María Antonieta
La que quiere que las cosas cambien
Tiene 32 años. Hija de William Cano y Beatriz Acosta, un ebanista y un ama de casa con tres hijos, dos hombres y una mujer. En su natal Manizales, acumuló desde niña un inconformismo que junto con la rebeldía juvenil dieron origen a un sentimiento que la llevó a hacer algo porque el mundo y el país en el que vive cambien para bien de todos.
La estudiosa
A los quince años ingresó a la Juventud Patriótica, JUPA. Como estudiante de Ciencias Sociales de la Universidad de Caldas fue secretaria general y vicepresidente del Consejo Estudiantil. Integró el consejo académico de la Universidad y el Consejo Curricular de la Facultad de Ciencias Sociales. Ser vocera y representante de los estudiantes nunca le impidió cumplir sus tareas académicas. Su trabajo de grado fue aprobado con honores y su promedio de notas uno de los más altos. Becada, realizó un posgrado en geografía.
La mujer que lucha
Siendo adolescente acompañó a Jorge Enrique Robledo y a Aurelio Suárez por las veredas y pueblos del Eje Cafetero, convirtiéndose en una de las activistas del movimiento cafetero que entre 1996 y 1997 logró la condonación de las deudas a más de cien mil familias. A Robledo y Aurelio también los acompañó en los paros agrarios nacionales de 1999, 2000 y 2001, actividades que exigían al gobierno cambiar la política agraria por una que le dé progreso a nuestro campo. En Manizales también hizo parte de la Liga de Usuarios de Servicios Públicos, desde donde defendió a los servicios públicos como derechos.
La docente
Fue profesora provisional en Chinchiná, Caldas. Allí promovió el paro nacional docente contra el Acto Legislativo que en 2001 le quitó billones de pesos a la educación. En la Universidad Católica de Manizales fue profesora del área de geopolítica. En 2003 llegó a Bogotá. Hasta 2010 fue docente provisional en doce colegios distritales, cuando logró ser nombrada en el colegio Arborizadora Alta, en Ciudad Bolívar. En 2007, al igual que en 2001, se unió a lucha contra el nuevo recorte a las transferencias a la educación. Hoy también es profesora en la corporación universitaria INPAHU.
La dirigente política y gremial
Actualmente es integrante del Comité Ejecutivo del Polo. Es una destacada activista sindical del magisterio. Siempre acompaña a Fecode y al frente de profesores Tribuna Magisterial en sus tareas en defensa del derecho a la educación. Promueve que los docentes del Decreto 1278 tengan un régimen laboral justo y que se dé un estatuto docente único. Todos los domingos, dirige y conduce el programa radial Tribuna Magisterial, desde donde se analiza el acontecer de Bogotá y Colombia. Hoy para hacer la tarea de tener una educación científica y democrática como derecho, es candidata a la Junta de la ADE.