MALA MEMORIA

MALA MEMORIA

Víctor Hugo Acosta Cardona, Docente IE Gerardo Arias Ramírez-Villamaría-Caldas, 06 de febrero 2019

¿Quién no ha bailado la música de Sergio Vargas? ¿Acaso no han azotado baldosa con la ventanita, lástima de tanto amor, anoche hablamos del amor, ni tú ni yo y tantas más? Y muchos, entre los que me cuento hemos tarareado, en medio creer que bailamos (solos), una canción de este artista dominicano llamada “Mala memoria”. Pues bien, dicho título, que refleja la amnesia política por conveniencia que en ocasiones se sufre, le sucede hoy a los uribistas, que en una arremetida furiosa, se autoproclamaron defensores, amigos y enamorados de la educación pública y de los niños y graduaron a FECODE como enemiga de esa misma educación y como maltratadora y adoctrinadora de niños.

Al respecto hay que poner las cosas en su sitio y recordar algunos hechos que han marcado el rumbo de la educación en los últimos 20 años y que han tenido a quienes hoy nos gobiernan como protagonistas. Mencionemos algunos:

  1. En el año 2001, el gobierno de Andrés Pastrana impuso el Acto Legislativo 01, que modificó la forma de calcular las transferencias a las regiones. En dicha jugarreta legal, Juan Manuel Santos Calderón, entonces ministro de Hacienda, jugó el papel de tramitarlo ante el Congreso y también de burlarse del magisterio mientras lo hacía. En su momento FECODE no solo denunció que la reforma implicaría un recorte a las trasferencias, sino que hizo un llamamiento a paro nacional, que sus bases, sumado a padres de familia y estudiantes, atendieron con prontitud.

  2. En el año 2007, el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, mediante el Acto Legislativo 04 de 2007, reglamentado por la Ley 1176 del mismo año, prorrogó hasta 2016 la estructura de la reforma del 2001. En esa ocasión Santos Calderón era ministro de Defensa y Alberto Carrasquilla, el mismo de los bonos de agua que empobrecieron a los municipios y le llenaron los bolsillos a él y a sus amiguetes, el de Hacienda.

  3. En el 2013 el estudio denominado “El proceso de descentralización fiscal en Colombia” concluyó que el Acto Legislativo 01 de 2001, que creó el Sistema General de Participaciones, SGP, y el Acto Legislativo 04 de 2007, les redujeron 7,5 billones de transferencias a los entes territoriales, entre 2002 y 2008, y su prórroga hasta 2016 les quitaría otros 51,6 billones de pesos (ver estudio).

  4. El mismo estudio anterior referencia cómo, desde el 2007, la Federación Colombiana de Municipios denunció que el Acto Legislativo 01 les redujo los recursos en $7,5 billones y advertía que el 04 de 2007 lo haría en $66,7 billones.

  5. Otro estudio del 2018, denominado Descentralización y finanzas territoriales, realizado por Antonio Hernández Gamarra, Luis Hernando Barreto Nieto y con comentarios de Roberto Junguito Bonnet, indicaba que la motivación principal de ambos actos legislativos fue “detener el crecimiento de las transferencias”. Dicha afirmación queda en evidencia cuando se observa que no solo se detuvieron, sino que disminuyeron en ese periodo de tiempo (imagen 1)

Los hechos anteriores muestran algo notorio. Los santos, los uribes, los pastranas, hoy representados por Duque, siempre han sido enemigos de la educación. Son ellos los culpables de la desfinanciación actual, causa de que 2.8 millones de habitantes las zonas rurales no sepan leer ni escribir, que 4,5 millones de niños estén por fuera de las instituciones educativas de básica y media y que los que están adentro tengan que padecer los problemas de hacinamiento, falta de alimentación y problemas de infraestructura. En el área urbana, entre 2010 y 2017, bajamos de 9.129 sedes educativas a 8.704. El gobierno Duque se ufana de querer a los niños, cuando en la práctica lo que sienten es un profundo desprecio por ellos.

FECODE y sus más de 231.740 afiliados representan la pluralidad del pensamiento, la diversidad, lo urbano, lo rural. Sus integrantes se diferencian en muchas cosas, pero los une el propósito fundamental de la defensa de la educación pública de alta calidad y los derechos de los trabajadores. Es quizás lo que sus detractores no le perdonan y por eso no ahorran esfuerzos en difundir todo tipo de infundios.

El 14 de febrero es el primer pulso del año 2019 con el gobierno de Duque. Ese día se radicará el pliego de peticiones, cuyo eje central es resolver el punto de financiación, que garantice condiciones óptimas para que las niñas, los niños y sus profes puedan tener una educación de alta calidad.

Como docente que soy, orgulloso de la Federación a la que pertenezco, ese día marcharé. ¡Esa sí es una verdadera defensa de los estudiantes!