Tras cinco días de movilización pacífica y democrática, en donde profesores, estudiantes y padres de familia se unieron para pedir el desmonte del remedo de jornada única, las negociaciones con la Secretaría de Educación y las directivas del colegio Tomás Carrasquilla culminan con un parte de victoria para la comunidad educativa.
A pesar de la tensión generada por la intransigencia de la Secretaría de Educación Distrital que decidió levantarse unilateralmente de la mesa por màs de 6 horas, las partes han concretado a un acuerdo que incluye los siguientes puntos:
Desmonte inmediato de la mal llamada jornada única, retornando a la doble jornada.

El colegio Tomás Carrasquilla, inicia un proceso de transición, en el que deben implementarse todas las condiciones de infraestructura, alimentación, bienestar y calidad para estudiantes y docentes, que permitan la implementación de una sola jornada escolar diurna.

Se garantizará la estabilidad de los maestros, con sus respectivas garantías laborales. En una fecha acordada por las partes, se revisará la matrícula de la institución educativa, y se realizarán los ajustes correspondientes a la planta docente.
El acuerdo es una prueba fehaciente no sólo de que la razón acompañaba a estudiantes, profesores y padres de familias en sus reivindicaciones, sino que la organización, y la movilización pacífica y democrática sí pagan y son efectivas a la hora de defender los derechos ciudadanos. Ahora corresponde a la SED respetar lo acordado, y a la comunidad educativa verificar su cumplimiento.
Atentamente,
María Antonieta Cano

Directiva de la Asociación Distrital de Educadores – ADE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *