¡LE TOCA AL MAGISTERIO LUCHAR!

¡LE TOCA AL MAGISTERIO LUCHAR!

 

“Dime que país quieres y te diré que tipo de educación necesitas”

Jorge Robledo audiencia pública “Le toca a la educación”

Bogotá D.C., 9 de octubre de 2017

La política educativa impulsada por Juan Manuel Santos le ha quitado 83 billones de pesos a la educación en Colombia, dando como consecuencia las de reformas educativas más retardatarias en la historia nacional. La senda educativa colombiana ha sido diseñada por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) para sumir al país en el atraso.

Las consecuencias de la pésima política educativa son; 2,7 millones de colombianos analfabetas, 1,5 millones de niños por fuera del sistema educativo público y privado, un déficit de 47 mil aulas, que los colegios públicos tengan plantas físicas entre 40 y 60 años de antigüedad y que los colegios oficiales no tengan una infraestructura en condiciones idóneas para prestar el servicio educativo. Otras consecuencias son la imposición de la promoción automática en toda la educación básica y media, salones de clase con más de 40 estudiantes y unas relaciones con el magisterio basadas en la inestabilidad laboral, la sobre carga laboral, la tercerización laboral y los bajos salarios.

Con base a las reformas retardatarias en educación se ha impuesto un currículo único basado en competencias y en los Derechos Básicos de Aprendizaje, que como el mismo Ministerio de Educación lo reconoce, son criterios para juzgar si un estudiante, un docente o una institución educativa cumplen con las políticas definidas por el Gobierno Nacional, mediante los resultados de las Pruebas Saber, PISA y el Índice Sintético de la Calidad Educativa (ICSE). Lo anterior, deja de lado los conocimientos de las áreas fundamentales y obligatorias contempladas en la ley general de educación, la autonomía escolar y la libertad de cátedra.

Está política ha sido orientada para desmantelar todo el sistema público de educación básica y media, dirigida a que el país pierda la capacidad de educar a las futuras generaciones de niños y jóvenes, diseñada para condenar a Colombia al atraso científico, productivo y democrático.

Para enfrentar la política antinacional agenciada por Juan Manuel Santos y la OCDE, al magisterio le toca fortalecer a FECODE y a sus sindicatos filiales, le toca exigir una reforma constitucional al SGP que aumente los recursos para la educación pública, le toca exigir la ampliación de la cobertura del preescolar de tres grados a todos los niños del país, le toca luchar por un Estatuto Único Docente que garantice ascensos en el escalafón, estabilidad laboral y un régimen disciplinario especial, le toca defender la ley general de educación, la autonomía escolar y la libertad de cátedra, y le toca al magisterio luchar por una educación científica y democrática al servicio del desarrollo nacional.

 

John Granados #123 a la Asamblea de Delegados de la ADE

María Antonieta Cano #2 a la Junta Directiva de la ADE

POR UNA EDUCACIÓN PÚBLICA, CIENTÍFICA Y DEMOCRÁTICA

¡LA UNIDAD ES NUESTRA TAREA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *