La educación que el Gobierno se lleva al abismo

La educación que el Gobierno se lleva al abismo


Amaury Núñez*, Medellín, agosto 11 de 2013

Brillante ha sido Santos en apuntalar la privatización a fondo de todo el Sistema de Educación Superior con sus consecuencias en degradación de la calidad académica, falta de profesores de tiempo completo, carestía de infraestructura física, truncado avance investigativo y desmonte de programas de bienestar a la par que crecen los recursos para financiar la demanda educativa por medio de créditos estudiantiles. El mundo está al revés. O si no es así ¿Qué pasa en las universidades de Colombia y el SENA?
Los efectos de la crisis se sienten con fuerza en la Universidad Nacional. Actualmente se considera el cierre de la Sede Caribe, ubicada en San Andrés, debido al escandaloso recorte del 75% de sus recursos de En la Universidad del Valle se propone una reforma administrativa tendiente a descargar el peso del financiamiento de las sedes regionales en el sector privado y en los municipios, contemplándose para ello instituir asociaciones de naturaleza público – privada, al tenor de lo direccionado por la OCDE y el Banco Mundial sobre la materia a inicios del presente año, sin mencionar que con ello se proyecta el aumento desmesurado de cobertura en más de un 400% para este semestre.
La falta de docentes de planta en el programa de Medicina de la Universidad Tecnológica de Pereira y la falta de sitios para rotaciones y prácticas, llevó a sus estudiantes a movilizarse junto al resto de Comunidad Educativa y a definir el cese de actividades académicas por algunos días como método para defender la educación como derecho.
El aumento del costo de las matrículas en la Universidad de Caldas, con lo cual el recaudo de la institución se ha elevado hasta en $1200 millones, dinero con los que se pagarán los préstamos contraídos para el aumento de la infraestructura física y se financiarán programas de bienestar, descarga estos rubros en los hombros de los estudiantes y sus familias, donde se registran aumentos de 360% en el cálculo del costo de la 
Regionales del SENA se movilizan debido a los efectos producidos por los recortes de presupuesto instaurados a partir de la Reforma Tributaria que desmontó los parafiscales y al cambio constante de la Dirección General del SENA que con la llegada de Gina Parody la Unidad Nacional pone a la entidad en función de la reelección de Juan Manuel Santos.
No hay en el país alguien que se atreva a afirmar que la universidad colombiana va por la senda adecuada, excepto Santos, la Ministra Campo y sus colaboradores. Cientos de miles de estudiantes han rodeado a la MANE: lo hicieron para derrotar el proyecto del ánimo de lucro en 2011, lo hicieron en sus carnavales en 2012 exigiendo del gobierno una actitud responsable con las finanzas de la universidad y el cumplimiento de sus compromisos políticos, lo hicieron para exigir gratuidad y calidad, y lo harán durante los meses venideros para defender la propuesta que ha escuchado todos los matices de quienes no fueron, no han sido ni serán escuchados por el gobierno.
Recibamos el semestre que inicia con la convicción de que la única forma de superar la debacle a la que el neoliberalismo sentencia a la educación superior pública es con soluciones de fondo y no amañadas políticas permeadas de imposiciones externas. Esta es, como diría Brecht, una gran verdad de nuestra época: “conocerla no es todo, pero ignorarla equivale a impedir el descubrimiento de cualquier otra verdad importante”.
Cierta vez un amigo le calzó a Santos el papel de lograr que el ejecutivo pasara del servilismo a la traición del país. Con fuerza lo sienten las universidades que viven tiempos aciagos pero interesantes. Yo diría que es hora de transformar su situación.
*Vocero de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil