En lugar de reforma constitucional del SGP Reforma tributaria regresiva

En lugar de reforma constitucional del SGP Reforma tributaria regresiva

Bogotá D.C., 25 de septiembre de 2020, Tribuna Magisterial Nacional.

El Gobierno del presidente Duque ha incumplido flagrantemente los acuerdos con FECODE que establecen la reforma constitucional del SGP para el incremento real y progresivo de los recursos. No resulta, pues, inesperado que EL TIEMPO en una página completa el pasado 18 de septiembre haya publicado un artículo de José Antonio Ocampo y Natalie Gómez Arteaga sobre la descentralización o para ser más exactos de una reforma tributaria que va en dirección contraria a lo acordado.

Plantean Ocampo y Gómez tres problemas: la compleja división de competencias entre la Nación, los departamentos y los municipios, la poca autonomía fiscal para que se creen o se incrementen impuestos a la par que las Las entidades territoriales se endeuden más y la  inflexibilidad en el gasto de las entidades territoriales que en el caso del SGP se destinan a gastos corrientes en educación y salud (pago de salarios) y en  regalías a inversión.

Según los autores el primero de los problemas hace difusa la responsabilidad y el segundo y el tercero generan desbalance fiscal. Habiendo hecho este análisis proponen no las reformas pactadas entre el gobierno y el magisterio sino otras: que los recursos procedan de impuestos territoriales como lo podrían ser sobretasas al impuesto de renta o al IVA, aumentarle las competencias a las entidades territoriales, aumentar la eficiencia del gasto público integrando el presupuesto general, SGP y las regalías y una agencia que le preste a municipios y departamentos, ya de por sí endeudados, muchos con los bonos Carrasquilla. Como la cereza de la consabida lucha frontal contra la corrupción.

Resumiendo, proponen una reforma tributaria para entrampar con más impuestos y obligaciones a la mayoría de ciudadanos mientras el gobierno nacional se exonera de responsabilidades fiscales para continuar cubriendo de prebendas al capital financiero y a los monopolios como acaba de suceder con los bancos y se trata de hacer con Avianca,  este  último paralizado por orden judicial en medio de la decisión gubernamental de abandonar a su suerte a la pequeña industria nacional y la de la administración de la empresa de repartir jugosos bonos entre los ejecutivos mientras despide a los trabajadores.

En la realidad que viven millones de estudiantes y que tuvo que aceptar el gobierno es imprescindible aumentar real y progresivamente el  SGP para empezar a resolver seis problemas de la educación: no hay acceso universal a la educación, la jornada única es una burla, la canasta educativa está desfinanciada, el número de estudiantes por aula y por docente es exagerado, la infraestructura en pésimas condiciones y las precarias condiciones en la ruralidad a lo que se agrega la carencia de conectividad y de equipos. Las consecuencias de estas siete brechas de la educación son una catástrofe de atraso y pobreza para Colombia.

Pero el problema no radica solamente en la educación. La negativa a cumplir el acuerdo va en contra de la salud, el agua potable y el saneamiento básico, que han perdido en conjunto 100 billones de pesos desde el 2001 hasta la fecha con terribles consecuencias para la salud y la vida de millones de colombianos.

La solución no es una reforma tributaria regresiva sino una amplia alianza del magisterio, padres de familia, estudiantes, concejales, alcaldes, diputados, gobernadores, ambientalistas y trabajadores de la salud para alcanzar el cumplimiento de los acuerdos de crecimiento del SGP.

Ocampo, J. Gómez, N. La pandemia sacó a relucir los problemas de la descentralización. EL TIEMPO, 18 de septiembre de 2020.

Tribuna Magisterial Nacional

Victoria Avendaño, Diógenes Orjuela, Elías Fonseca, Timoteo  Romero y Francisco Torres