El PARO DEL MAGISTERIO, UN TRIUNFO DE COLOMBIA

El PARO DEL MAGISTERIO, UN TRIUNFO DE COLOMBIA

Bogotá D.C., 23 de junio 2017, Tribuna Magisterial Nacional

El paro nacional del magisterio es un acontecimiento de la mayor importancia por la claridad de los propósitos que se trazaron y defendieron desde la elaboración del pliego de peticiones hasta el acta de acuerdos y que estriban en la defensa de una financiación adecuada, creciente y garantizada de la educación pública, una política educativa dirigida a elevar las condiciones científicas, democráticas y al servicio al desarrollo de la nación; y de los derechos de estudiantes y profesores. Por lo masiva, consiente y entusiasta de la participación de los maestros, que permitió que durante los 37 días de la huelga día tras día fuera más fuerte, descollando con creces en la gloriosa historia de lucha de nuestra Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación y sus sindicatos filiales. Por el apoyo de la inmensa mayoría de los colombianos que comprendió certeramente que la lucha era de una justicia meridiana, prueba de ello es que al decidido respaldo de nuestra Central Unitaria de Trabajadores, CUT, se multiplicaron las voces y hechos de apoyo desde los sindicatos, los partidos de oposición como el Polo Democrático Alternativo cuya bancada, encabezada por el Senador Jorge Robledo, se hizo presente en todos los escenarios; parlamentarios del más amplio espectro político que coadyuvaron la proposición de darle una nueva partida a la educación en la adición presupuestal; Gobernadores y Alcaldes, Asambleas  Departamentales y Concejos Municipales, columnistas y periodistas de diferentes medios; y, como hecho decisivo, la actitud de padres de familia y estudiantes. Y por la derrota que sufrió el Gobierno Santos en su política contra la educación pública.

Ahora bien, los resultados son considerables: el gobierno reconoce la necesidad de una reforma estructural (que nosotros hacemos constar que debe ser, necesariamente, de rango constitucional) del SGP, para resolver las carencias en acceso, canasta educativa, jornada única, renovación en infraestructura y relaciones técnicas en un horizonte de 10 años. La ampliación de la cobertura de preescolar, de tal manera que se garantice progresivamente el derecho de los niños al prejardín, jardín y transición en las instituciones educativas oficiales. La infraestructura adecuada, el almuerzo escolar y el personal docente como condiciones previas para que la Jornada Única sea un paso adelante. La modificación del decreto 490 de 2016 para, entre otros aspectos, suprimir la figura de docente líder de apoyo (con la cual se aumentaba el trabajo directo con los estudiantes y se negaban la libertad de catedra y la autonomía escolar). Para los docentes orientadores se establece que el tiempo en la institución educativa será como mínimo de 6 horas y las otras 2, al igual que el resto de docentes, las podrá cumplir fuera del colegio. Se reconoce la importancia de las Escuelas Normales Superiores y FECODE y el MEN acuerdan su fortalecimiento y su reglamentación en un espacio conjunto con ellas. Se reactivan las juntas educativas municipales, distritales, departamentales y nacional, creadas por la ley General de Educación y vueltas letra muerta por sucesivos gobiernos, al igual que  se recomienda que en la definición de los temas de los foros participen FECODE y los sindicatos filiales. Se reactiva la comisión Tripartita la cual en un plazo de 6 meses trabajará sobre un proyecto de ley de nuevo estatuto docente. En nivelación el Gobierno continuará el proceso mencionado en el acta de 2015. La bonificación pedagógica se crea como factor salarial y se pagará una vez al año comenzando con el 6% del sueldo básico en el 2018, el 11% en el 2019 y a partir del 2020 el 15%. Para el proceso de ascenso de la segunda cohorte de la ECDF se establece un curso de formación para un número equivalente al 12% de los docentes que se inscribieron, estos cupos serán asignados en orden descendente (de mayor a menor) entre los educadores que no aprueben la ECDF, los docentes que aprueben el curso ascenderán en el escalafón. Sobre el decreto 915 no hubo acuerdo en lo fundamental, el derecho de carrera de los docentes que vienen inscritos y se prestan a un nuevo concurso de ingreso, así como tampoco hubo acuerdo en torno a las primas extralegales, que fueron defendidas consecuentemente por FECODE, frente a la ilegal pretensión del gobierno de no pagarlas.

El Paro Nacional contribuye a esclarecer la naturaleza abiertamente reaccionaria del Gobierno Santos en su decisión de estrangular la educación pública con una política de des financiación que comenzó precisamente con su gestión como Ministro de Hacienda del Gobierno Pastrana en 2001 y adicionalmente, da un poderoso mensaje de advertencia sobre la voluntad de los maestros de defensa de los acuerdos si el Gobierno, en su inveterada y tramposa costumbre, decide violarlos. También fue un paso adelante en la construcción de un frente unido de la mayor amplitud para defender la financiación adecuada de la Educación, Salud, Agua Potable y Saneamiento básico, enfrentando directamente las recomendaciones de la OCDE, que privilegia por encima de cualquier consideración los intereses del capital financiero y de las multinacionales.

Alienta este movimiento del magisterio la necesidad que tenemos las inmensas mayorías de un cambio fundamental de Colombia, que no soporta que sigan gobernando los mismos con las mismas.

FRENTE DE EDUCADORES TRIBUNA MAGISTERIAL

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *