EL MAGISTERIO EN PIE DE LUCHA

EL MAGISTERIO EN PIE DE LUCHA

Contra la desfinanciación de la educación, la congelación de los ascensos, los pésimos servicios de salud y la destrucción del Fondo Nacional del Magisterio.

 

Bogotá D.C., 1 de marzo 2018, Tribuna Magisterial.

El gobierno Santos, cumpliendo las ordenes de las agencias internacionales, que actúan al servicio de los intereses del Gobierno de los EEUU, ha desatado una brutal agresión contra la educación pública, los educadores y los estudiantes expresada en la congelación de los ascensos de los maestros regidos por el estatuto docente 1278, la negación flagrante de los derechos a la salud y a la vida, la disminución de los recursos para educación y la utilización de la reforma a la Ley 715 para agravar aún más los criterios neoliberales de eficiencia, como justificación a la negación del derecho a la educación y, en una maniobra descarada, destruir el Fondo de Prestaciones Sociales del Magisterio y con ello el régimen especial.

Santos termina su mandato como lo comenzó, con una política fríamente calculada para descargar sobre los hombros de la inmensa mayoría de los colombianos las consecuencias de la crisis causada por la entrega de la soberanía nacional, la destrucción de la industria y la agricultura, la privatización del patrimonio público y el crecimiento exponencial de la deuda del estado. Ante ello  se han dado un un gran número de protesta cívicas y populares, entre las cuales destacan la huelga de los pilotos de Avianca, ferozmente reprimida por Efromovich con la abierta complicidad del Gobierno Nacional y el paro nacional indefinido del magisterio colombiano, liderado por FECODE y sus sindicatos filiales, acompañados y orientados por Central Unitaria de Trabajadores.

El pasado 21 de febrero el Magisterio Colombiano realizó un paro de 24 horas reclamándo el cumplimiento de los acuerdos firmados en junio del 2017 con motivo del paro nacional. Después de haber llevado a cabo varias reuniones con el gobierno los resultados son negastivos.

Cuando el país esperaba una reforma estructural de  la financiación para resolver los gravísimos problemas de millones de niños sin derecho a estudiar, de una Jornada Única huérfana de recursos, de la infame mezquindad y corrupción de los recursos de alimentación y transporte, de miles de colegios en condiciones deplorables de infraestructura, del hacinamiento en las aulas, Santos y su combo se burlan de lo pactado al notificar que van a presentar una reforma  que mantiene y agrava la desfinanciación, impone medidas neoliberales más agresivas e introduce un auténtico engendro para liquidar el Fondo del Magisterio y con ello destruir el régimen especial de los educadores.

Viola el Gobierno descaradamente el acuerdo del 2015 y el decreto 1657 de 2016 al no convocar la tercera cohorte de la ECDF en el 2017, cuando claramente está establecido que el proceso de ascenso y reubicación  debe ser convocado por lo menos una vez al año. No contento ocn haber burlado la norma busca imponer un cronograma que se desarrollaría hasta el 2021 o el regreso al examen escrito, con lo cual en la práctica congela el ascenso de los compañeros del 1278.

El problema de la salud, muy a pesar de haberse firmado nuevos contratos, que se iniciaron el 23 de noviembre, se ha agudizado hasta el punto de tener paralizada la prestación del servicio, en prácticamente  todo el territorio nacional ante la mirada complaciente del Gobierno Nacional, afectando derechos fundamentales y usando esa deplorable situación con la vieja táctica, ya utilizada con la ley 100, de deteriorar el servicio para justificar la destrucción del régimen prestacional, debilitando hasta la liquidación el Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio.

Impuso la expedición del decreto 2105 con medidas altamente lesivas para la educación pública y los educadores, disminuyendo las horas de clase en Jornada Única, con la cual convierte a ésta en una farsa, precariza las condiciones de los maestros provisionales y niega derechos de carrera.

Convocamos al magisterio, padres de familia y estudiantes a prepararnos para dar una nueva batalla en defensa de una educación pública adecuadamente financiada, científica, democrática y al servicio del desarrollo nacional, y por los derechos del magisterio colombiano.

 

Tribuna Magisterial Nacional

ELÍAS FONSECA CORTINA.
FRANCISCO TORRES.
DIÓGENES ORJUELA.
LUIS ALBERTO MENDOZA.
MEDARDO HERNÁNDEZ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *