EL 25 DE MARZO PARO NACIONAL CONTRA EL PAQUETAZO DE DUQUE,  POR LA PAZ Y POR LA VIDA

EL 25 DE MARZO PARO NACIONAL CONTRA EL PAQUETAZO DE DUQUE, POR LA PAZ Y POR LA VIDA

Bogotá D.C., 03 de marzo de 2020

El 2019 marcó con el 21 noviembre un hecho histórico en el movimiento social reciente del país. Importantes y variados sectores convocados por las Centrales de Trabajadores al  Encuentro Nacional de Emergencia del 4 de octubre definieron acciones de rechazo y paro nacional contra lo que se denominó el Paquetazo de Duque, una serie de medidas políticas y económicas retardatarias dictadas  desde la OCDE y el FMI; contra el asesinato de líderes sociales  y  por la exigencia de la implementación de los acuerdos de paz y en defensa de la vida. La justeza de estas banderas interpretó el sentir de una inmensa mayoría de colombianos que con decisión salieron a las calles: estudiantes, jóvenes, mujeres, indígenas, trabajadores, campesinos, comunidades afro, entre otros.

Esta fecha fue precedida por enormes  movilizaciones, cacerolazos, plantones y expresiones  de reclamo dirigidos al Gobierno Nacional que hizo oídos sordos: expidió el Decreto Ley 2111 mediante el cual creó el holding financiero denominado Grupo Bicentenario, aprobó la reforma tributaria mal llamada Ley de Crecimiento, decidió reforzar el ESMAD, decretó el aumento del salario mínimo,  inició el cobro del tarifazo de electricaribe, insiste en la reforma pensional y laboral, la aspersión con glifosato y pilotos de fracking  por mencionar algunas de las desacertadas respuestas.

Los reiterativos anuncios que el Gobierno y organismo internacionales hacen sobre las inminentes reformas laboral y pensional, dado su origen neoliberal, prenden las alarmas no solo para los trabajadores actuales sino también para los futuros y pensionados. No se escapan por supuesto los maestros. La reforma laboral plantea la formalización del trabajo informal a partir del pago de prestaciones sociales proporcionales: de un lado arrebata una conquista obrera que ha dignificado el trabajo, la jornada laboral, y por el otro, aumenta los índices de formalidad al aumentar el número de cotizantes sin que ello se traduzca en mejores puestos de trabajo o prestaciones que se materialicen en atención en salud, cesantías y pensiones dignas. Esta apuesta por la flexibilización laboral, devuelve al magisterio 30 años atrás, al tiempo de los maestros catedráticos, pone en riesgo la jornada como la conocemos  hasta ahora ya que prevalecerá la contratación hora clase que el nombramiento de maestros en carrera, precarizando aún más la labor docente. Efectos que se notarán a largo plazo en el sistema pensional, al tener trabajadores con reducidos ingresos, los aportes prestacionales lo serán en ese mismo sentido, la viabilidad de los fondos solidarios de pensiones como Colpensiones y el FOMAG se pone en alto riesgo, antiguos y actuales trabajadores no tendrán garantías sobre sus prestaciones ante la ausencia de nuevos trabajadores con condiciones laborales idénticas o mejores. La pretensión no es otra que acabar con el régimen de prima media (bajo el cual están todos los docentes del 1278) y replicar lo hecho con el sistema de salud ahora con las pensiones: fortalecer el capital privado (Administradoras de Fondos Privados AFP-  régimen de ahorro individual) y convertir el derecho a la pensión en un subsidio que decorosamente llamarán protección a la vejez, en efecto con aportes por debajo del salario mínimo y sin la inversión del Estado, es apenas para lo que alcanza.

Ante este escenario, nos corresponde a los maestros seguir poniendo al servicio de la movilización social la experiencia de lucha acumulada desde FECODE y los sindicatos filiales apoyando la pedagogía del momento, es decir contribuyendo a la comprensión de los problemas, sus causas y consecuencias sobre la población en general y de manera especial en las comunidades educativas.

En tal sentido es necesario que el magisterio nacional ayude a construir lazos de unidad con otros sectores sociales, sindicales, políticos y gremiales con quienes tengamos coincidencias en defender lo público y exigir cambios profundos en la política económica en favor de la mayoría de los colombianos.

Desde FECODE reclamamos del Gobierno el cumplimiento de los acuerdos firmados en 2019 haciendo énfasis en la urgencia de reformar el SGP para incrementar los recursos destinados a educación, salud, agua potable y saneamiento básico. En materia educativa, dicha reforma busca cerrar las 6 brechas históricas de desfinanciación: cobertura, canasta educativa, jornada única, infraestructura, relaciones técnicas y educación rural. Esta  discusión para Duque y sus ministros de Educación y Hacienda empieza con la condición de que no hay plata, dificultando además el panorama para los acuerdos relacionados con recursos tales como Nuevo Estatuto de la Profesión Docente, preescolar de 3 grados, nivelación salarial, formación docente, ascensos, reubicaciones y educación inclusiva.

De otro lado, debemos mantenernos atentos en la defensa del FOMAG, fondo que tiene a su cargo los recursos de prestaciones sociales del magisterio (pensiones, cesantías y salud) y sobre el cual el Gobierno Nacional ha puesto su lupa privatizadora aplicando la misma estrategia empleada para liquidar empresas estatales, generar el desprestigio para precipitar la intervención.  Con la constitución del Holding Financiero del que ahora hace parte  la Fiduprevisora y con ella el FOMAG, estamos a la expectativa de las implicaciones que traerá la nueva forma administrativa de esta sociedad sobre los intereses del magisterio. Reiteramos la exigencia al  MEN y la Fiduprevisora de adelantar las acciones que les corresponde para agilizar el pago de deudas a los maestros y asegurar la atención oportuna y de calidad en salud.

Frente a la carrera docente, ratificamos que no puede haber congelamiento del escalafón 1278 entretanto se consensua el Estatuto de la Profesión Docente, tarea que sin duda debe acelerarse para darle cumplimiento al cronograma pactado en 2019 (10 meses + 4 para acordar la propuesta) recordando que el MEN debe brindar garantías de transparencia y confiabilidad para los procesos de ascenso y reubicación contrario a lo que ha sido su proceder en todas la etapas de la III Cohorte de la ECDF.

Los maestros seguiremos siendo, en las aulas y en las calles, defensores de la educación pública, de la paz,  de los derechos de los colombianos y de la soberanía nacional por lo tanto rechazamos enfáticamente  las amenazas y atentados contra la vida de dirigentes sindicales, sociales y de defensores de derechos humanos así como la violencia cualquiera que sea su origen. Exigimos del Gobierno Duque protección a la vida de nuestros líderes, garantías para la protesta social, y  negociación del pliego presentado por el Comité Nacional de Paro.

Nos oponemos férreamente a las políticas de Duque, de la OCDE, del FMI y de las organizaciones multilaterales que cercenan el bienestar del país. El llamado es a participar decididamente con movilización masiva, creativa y pacífica de las convocatorias del Comité Nacional de Paro, la CUT, FECODE y los sindicatos filiales para derrotar  las medidas antinacionales del actual gobierno:

8 de marzo Conmemoración del Día Internacional del Mujer

16 de marzo defensa del Páramo de Santurbán

18 de marzo movilización en Barranquilla contra el BID

25 de Marzo: Paro Nacional

 

Tribuna Magisterial Nacional

Diogenes Orjuela
Francisco Torres Montealegre
Victoria Avendaño
Luisa Fernanda Ospina
Elías Fonseca
Timoteo Romero
Luis Alberto Mendoza