DERROTAR EL INVENTO SANTISTA DEL DOCENTE LÍDER DE APOYO CON LA MOVILIZACIÓN Y EL PARO

DERROTAR EL INVENTO SANTISTA DEL DOCENTE LÍDER DE APOYO CON LA MOVILIZACIÓN Y EL PARO

Bogotá D.C., 3 de mayo 2017, Tribuna Magisterial Nacional.

 

En un hecho insólito y sin antecedentes el Gobierno Santos creó con el Decreto 490 de 2016 el cargo de “docente líder de apoyo” modificando y contrariando lo que históricamente se ha definido como lo que es un maestro en Colombia ¿Qué se esconde detrás de esa novedosa relación laboral que divide al magisterio en de aula y líder de apoyo? ¿Es para mejorar la calidad de la educación como lo asegura? ¿O es para violar la autonomía escolar, atentar contra la ciencia y empeorar aún más las condiciones laborales?

En lo correspondiente a las relaciones laborales, con el hábil subterfugio de cambiar el término “asignación académica”, que tiene el docente y se le da también al docente de aula por “actividad académica” para el líder de apoyo, se aumentó el tiempo destinado a la atención académica de los estudiantes por parte del profesor de 20, 25 y 22 horas semanales en preescolar, primaria y secundaria respectivamente a 40 horas semanales como mínimo. Para ello se utiliza otro subterfugio: mientras el de aula desarrolla su asignación “a través de asignaturas y actividades curriculares, el líder de apoyo lo hace a través de proyectos pedagógicos y otras actividades de apoyo. Con ello se refuerza el mandato del trabajo directo con los estudiantes durante toda la jornada laboral, definida como mínimo de ocho horas. Es decir, darle plena vida a la contrarreforma de 2001 que nos devuelve a las infames jornadas que caracterizaron el siglo XIX.

Si por el lado de la violación de los derechos laborales llueve por el del pisoteo de la autonomía escolar no escampa. Al establecer que el docente líder de apoyo debe desarrollar sus actividades en el “fortalecimiento de competencias” lo que hace el Decreto 490 es obligarlo a que siga una determinada concepción del conocimiento. Nada más nocivo hay para alcanzar una educación científica que desde el Gobierno se impongan las “orientaciones” de la OCDE de cortarla a la medida de las multinacionales y de acomodarla a la informalidad y el atraso. Y nada más anti democrático que Santos y compañía ordenen que los docentes líderes de apoyo no pueden ejercer su profesión tal como lo establece la norma en asignaturas y proyectos educativos sino exclusivamente en los segundos y, para colmo de males, únicamente en competencias. Además, se establece que lo planeado por los líderes de apoyo debe ser ejecutado durante la jornada escolar de los estudiantes con lo que se invade la libertad de cátedra de todos los educadores.

Despojada la educación de su carácter científico, anulado el espacio democrático de la autonomía escolar, al servicio de intereses contrarios al desarrollo y la soberanía nacional y perseguidos con saña  sus docentes, la consigna de Santos: “Colombia la más educada”, revela la más insolente charlatanería, que debe ser derrotada.

Con el estatuto docente 1278 desde el 2002 a la fecha se ha aumentado rápidamente el número de maestros a los cuales se les han desmejorado las condiciones salariales, de ascenso y de estabilidad. El 490 recrea ese mecanismo regresivo para que en unos pocos años la mayoría de maestros tengan un horario de trabajo inhumano y sean controlados y reducidos a repetir las posverdades acuñadas en la OCDE  e impuestas desde el Ministerio de Educación.

Nuestro rechazo al tipo de empleo precarizado encarnado en el docente líder de apoyo debe expresarse con contundencia en las calles de Colombia con la movilización y el paro.

 

 

Cordialmente,

 

FRENTE DE EDUCADORES TRIBUNA MAGISTERIAL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *