Carta de FECODE al Presidente Santos

Carta de FECODE al Presidente Santos





Doctor
JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN
Presidente de la República
Casa de Nariño
Ciudad
Respetado Señor Presidente:
Las puertas del diálogo y la concertación de su gobierno parece que están cerradas para el magisterio colombiano.
El Comité Ejecutivo de FECODE de manera reiterativa y desde antes de su posesión como Presidente de la República ha insistido en un diálogo directo sobre la política educativa y las condiciones laborales del magisterio, hasta la fecha no ha sido posible.
Ocho meses después de su posesión, presentamos un Pliego de Peticiones a la Ministra de Educación María Fernanda Campo, en cuya negociación se hizo evidente la negativa del gobierno a concertar salidas a la crisis educativa como resultado  de la política que se le impuso al país en los últimos 20 años y que básicamente se fundamenta en 2 pilares:
1º.          El recorte de los recursos para la educación pública con sus letales consecuencias  de congelamiento y disminución de las plantas de personal docente y administrativo de las instituciones educativas, hacinamiento de niños en grupos de más de 40 y 45 estudiantes, desaparición de 30.000 instituciones educativas vía fusión, recorte y desconocimiento de derechos profesionales, salariales y prestacionales del magisterio.
2º.          El cambio de concepción sobre la educación pública; para el gobierno y el Congreso dejó de ser un derecho fundamental de los colombianos y se convirtió en mercancía y oportunidad de negocio; cambió entonces el papel del Estado, de garante pasó a ser contratante del servicio público educativo con operadores privados mediante perversas figuras como educación por concesión o ampliación de cobertura por convenio con colegios privados, dando origen a la corrupción ahora denominada “alumnos fantasmas”; lo anterior ha traído consigo que a la fecha el gobierno le haya entregado a los intermediarios 1´400.000 niños de carne y hueso que deberían estar en la escuela pública, evadiendo el nombramiento de por lo menos 40.000 educadores oficiales nuevos.
Señor Presidente: Es hora de hacer un alto en el camino, evaluar lo hasta aquí sucedido con la educación; la indignación y protesta de las comunidades crece cada día, la situación financiera y administrativa de las instituciones educativas desde el Preescolar hasta la Universidad es cada vez más calamitosa, departamentos enteros se paralizan por las protestas populares en defensa de la educación pública, primero fue Casanare, después Putumayo y se avizoran nuevas y masivas movilizaciones.
Sobre asuntos de carácter laboral y profesional de los educadores colombianos, alcanzamos 22 acuerdos que quedaron consignados en un Acta firmada el 2 de junio del 2011, de los cuales 2 se han desarrollado plenamente, 8 parcialmente y 12 acuerdos no han tenido cumplimiento alguno, pero, además para agravar la situación el gobierno expidió la Directiva 02/12 en una clara violación a acuerdos firmados por FECODE y el gobierno anterior en el año 2009.
Señor Presidente Santos, el pasado 22 de abril le dirigimos una carta pública solicitando diálogo y negociación para superar el conflicto laboral que la Ministra Campo propició, no obtuvimos ninguna respuesta razón por la cual el 25 de abril se realizó una importante movilización nacional; posteriormente hicimos enormes esfuerzos por encontrar acuerdos con la Ministra de Educación, como ello no fue posible, nos vimos forzados a realizar el Paro Nacional de 24 horas.
El conflicto persiste, éste no se resuelve con amenazas o descuentos, la Federación Colombiana de Educadores está dispuesta a buscar salidas, pero es indispensable de igual manera la voluntad política por parte del gobierno, de lo contrario se prevé la agudización del conflicto laboral en el próximo semestre.
Por todo lo anterior le solicitamos comedidamente, a la mayor brevedad posible una audiencia con el Comité Ejecutivo de FECODE.
Cordialmente,
COMITÉ EJECUTIVO
                SENÉN NIÑO AVENDAÑO           LUIS EDUARDO VARELA REBELLÓN
                Presidente                                          Secretario General