’Bogotá fue víctima de Mockus y Peñalosa’: Aurelio Suárez

’Bogotá fue víctima de Mockus y Peñalosa’: Aurelio Suárez

Entrevista de Laura Ardila Arrieta, El Espectador, Bogotá, agosto 21 de 2010

Con el peso de la desfavorabilidad entre algunos sectores encima, pero convencido de que a su partido, el Polo Democrático, le quedan aún muchos simpatizantes, el ingeniero industrial Aurelio Suárez aspira a dar la pelea por la Alcaldía de Bogotá. Reconoce que la colectividad “se equivocó”, pero dice que los electores también tendrían que pedirles cuentas a los exalcaldes Enrique Peñalosa y Antanas Mockus (ambos candidatos) por presuntas irregularidades cometidas en sus respectivos gobiernos. Del expolista Gustavo Petro afirma que creó un movimiento para una aspiración personalista y que el expresidente Álvaro Uribe le está dando el “abrazo del oso” a Peñalosa.

¿Por qué decidió tomar las banderas de un partido en crisis?

La lectura superficial de que el Polo es un partido en crisis realmente no la comparto. Tenemos problemas, dificultades, como todos los partidos, pero el Polo sigue siendo una organización muy fuerte en Bogotá. Tenemos una alcaldesa que lo está haciendo muy bien y que está demostrando que el Polo es capaz de gobernar Bogotá bien.

Antes de su candidatura se habló de la de figuras notables, como Carlos Gaviria. Se dice que ellos no aceptaron para no desgastarse…

Carlos Gaviria dejó claro, desde que le plantearon ser candidato, que ése era un cargo político administrativo en el cual el conocimiento de Bogotá resulta ser fundamental. El senador Robledo no lo pudo hacer por un impedimento legal. Entonces creo que hay que desechar la presunción de que mandaron a un segundo a que asumiera los costos. No es así.

¿Cree que los electores le van a cobrar la crisis de la administración Moreno?

Sé que hay muchos bogotanos que seguramente pensarán en trasladarle al Polo los costos de los problemas que puedan tener algunos de sus militantes, pero también creo que se los van a trasladar a otros partidos como La U y el Liberal. También es cierta una cosa: hay millones de bogotanos beneficiados con nuestros programas.

¿Los Moreno deben irse del Polo?

Eso no lo decido yo y ni siquiera la dirección del partido, sino el comité de ética que está estudiando el caso.

¿Cuál es su interpretación de lo que le pasó a Samuel Moreno?

Mire, hay muchas más variables de las que se pueden señalar. Por ejemplo, las leyes de la contratación en Colombia tienden a la concentración y a la corrupción. No se le olvide una cosa: que en las obras de la calle 26 la principal fuente de recursos no era el Distrito sino la Nación. ¿No influyeron los entes nacionales para la adjudicación de esos contratos, cuando la Nación ponía el 70% de los recursos? A mí me parece muy grave en todo esto también que los controladores hayan salido salpicados en el escándalo. Y no eran del Polo.

¿Pero cree que el Polo debería hacer un mea culpa de lo que le corresponde?

Yo no he vacilado en decir en la campaña que nos equivocamos, que el Polo cometió errores, pero eso no quiere decir que no los podamos enmendar.

¿La U cogobernó con el Polo?

Aparentemente tuvo mucha participación, es lo que yo sé.

¿Le interesaría alguna alianza?

Yo veo al doctor Peñalosa con tres candidatos: él, Luna y Galán. También veo posibilidades de que Mockus y los del centro, como Gina Parody y Petro, se unan. La propuesta del Polo no tiene posibilidad de recoger nada dentro de esos candidatos, porque es distinta. Somos el único partido que ha declarado oposición al gobierno Santos y mi candidatura es una aspiración de partido, no es una candidatura de personalidad, de gente que crea su propio partido para ser alcalde.

¿Como quién?

Gina Parody y Petro.

¿La salida de Petro le resta votos al Polo?

Eso lo vamos a ver el 30 de octubre.

David Luna dice que la base de la campaña Petro en los barrios es del Polo…

Yo no conozco eso ni lo estoy investigando.

¿La llegada de Mockus va a agitar mucho la campaña?

Me parece importante el ingreso de Mockus a la campaña porque, así como Peñalosa tiene que hacer una rendición de cuentas a Bogotá sobre el contrato de Transmilenio, me parecería muy interesante hacer un balance con el doctor Mockus sobre el tema de la Empresa de Energía de Bogotá. ¿Cuál es el balance que los bogotanos podemos ver después de esa privatización?

¿Y, según usted, Peñalosa por qué tiene que responderle a la ciudad?

El contrato de Transmilenio es el contrato más leonino, más inequitativo, de la historia de la contratación pública en Colombia.

¿Por qué?

Es un contrato en el cual el Distrito y la Nación han puesto enormes cantidades de dinero y, cuando se paga la tarifa, de cada $100 que los usuarios pagamos, solamente $4 le tocan al Distrito. Los buses rojos reciben entre el 65% y el 70% del dinero. Los buses verdes, de los cuales las 12 familias dueñas de los buses rojos también son propietarias, reciben entre el 15% y el 20%. El recaudador recibe cerca del 6% y una fracción pequeña va para el de la operación fiduciaria. Es imposible conseguir una alianza público-privada más desbalanceada.

¿O sea, según usted, Mockus y Peñalosa le tienen que responder a la ciudad?

Bogotá ha sido víctima del modelo privatizador Mockus-Peñalosa-Mockus y ellos están en la obligación de explicar.

¿Y usted ha puesto eso en conocimiento de los organismos de control?

Esto es de conocimiento público, lo que pasa es que la gente no estudia.

¿Las autoridades no estudian?
 

Ah, bueno, eso ya pregúnteselo a ellas. Hay un libro de Diego Otero que lo cuenta y Jaime Castro también lo ha dicho.

¿Cómo ve al presidente Uribe en los barrios, haciendo campaña por Peñalosa?

No sé si algunas de las propuestas del doctor Peñalosa, como por ejemplo militarizar Bogotá o decir que todo sirve para la seguridad, sean de la cosecha de Uribe. Colombia sabe muy bien qué se deriva de frases como esas.

¿Ese apoyo del uribismo le va a servir a Peñalosa?

Uno podría decir que se trata de un abrazo del oso.

¿Qué haría para mejorar la seguridad?

El problema principal de la seguridad en Bogotá tiene que ver con que la Policía haya perdido el carácter que le imprime la Constitución. La Policía es un cuerpo armado civil y como tal tiene que generar un círculo virtuoso con la ciudadanía. Lo segundo es que nunca ha habido tanto dinero para la Policía como en estos dos últimos gobiernos del Polo. Los responsables de esos recursos tienen que rendir unos informes.

¿Hay amenaza en Bogotá de bandas criminales, de guerrilla o de paramilitares?

No conozco esos informes. He oído, pero no tengo una comprobación cierta. Y sobre las cosas que no sé, no hablo.

Pero si quiere ser alcalde tendría que informarse…

Tendría que hacerlo, pero una de las consignas de mi campaña es decir no sé cuando no sé.

¿Le suena el metro?

Es una bandera necesaria para Bogotá. Lo que se debe discutir no es el metro, sino que primero hay que hablar de un sistema integrado de transporte, que tenga al metro como eje principal.

¿Es partidario de que esta administración entregue el contrato de las basuras?

Dos de los cuatro operadores del contrato de aseo también son operadores del contrato de Transmilenio y tienen otros contratos con el Distrito. Incluso, uno de ellos tiene el manejo de la planta de tratamiento de agua potable de Tibitoc. Son contratos que vienen sesgados en contra de los usuarios. Antes de hablar de este contrato, miremos primero el sendero que, también, Mockus-Peñalosa-Mockus trazaron a su estructura.

¿Cuál es su propuesta para la Bogotá de los extramuros?

Vamos a dar un salto adelante en la política social, que consiste en terminar de vincular a todos los estudiantes al sistema de educación. En materia de salud, se van a acabar los trabajadores tercerizados y vamos a volver estatal nuestra EPS mixta. También vamos a hacer el plan de empleo público para 30 mil personas y a construir vivienda de interés prioritario.

¿Qué tan cercano es usted a Samuel Moreno?

Muy poco, lo cual no quiere decir que como persona no lo respete.